"Pedro Sánchez corre el riesgo de unirse a las filas de los presidentes europeos que llevaron su suerte demasiado lejos". Así comienza Financial Times un artículo en el que alerta al líder de los socialistas de que haber llevado a España a unas nuevas elecciones generales tras no lograr un acuerdo de Gobierno podría salirle caro. Tanto que pone encima de la mesa el fantasma de la dimisión.

Noticias relacionadas

El diario británico, que titula el artículo Sánchez apuesta por elecciones en España y corre el riesgo de ser un acto de arrogancia, pone como ejemplo a los exprimeros ministros de Reino Unido e Italia, David Cameron y Matteo Renzi, que "perdieron el cargo debido a consultas de su propia creación". "Las encuestas muestran un problema para el líder socialista y sugieren que la experiencia recurrente de España de impasse político y gobiernos débiles continuará", apunta el periódico para remarcar que ir a las urnas era algo que Sánchez "podría haber evitado". 

Financial Times subraya la debilidad de Sánchez tras la moción de censura "al tener solo una cuarta parte de los escaños del Parlamento" y también tras las elecciones generales del 28-A por "no alcanzar una mayoría fuerte". También su incapacidad para llegar a un acuerdo "con el partido radical de izquierda de Podemos", que ha llevado a España a unas nuevas elecciones con el fin de lograr "unos escaños más".

"Es una apuesta que tiene una ventaja limitada pero un riesgo considerable", destaca el artículo, para poner el foco en la recuperación y moderación del PP y la irrupción del partido de Íñigo Errejón, Más País, que "puede robar votos tanto a los socialistas como a Podemos" debilitando la figura de Sánchez. 

Rivera, "el gran perdedor" 

Pero para Financial Times Sánchez no es el único "culpable de ser arrogante", ya que también señala a Albert Rivera, al que considera "el gran perdedor de las elecciones" del 10-N. El medio británico cree que "la gran opción inexplorada" fue una coalición entre el PSOE y Ciudadanos, "un partido promercado", que ya fue explorada en 2016 pero que "ahora está fuera de la agenda" a pesar de los buenos resultados de la formación naranja el 28-A.

"Estuvieron a punto de derrocar al PP como segunda fuerza política", recuerdan. "Rivera estaba furioso con Sánchez por llegar al poder con los votos de los separatistas catalanes, así que se desvió hacia la derecha y descartó una coalición con los socialistas a pesar de que era la preferencia por muchos de sus votantes", añade.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera Efe

El medio inglés también destaca cómo Rivera, a un mes de las elecciones, "ha cambiado de táctica" al sugerir que ahora podría respaldar una oferta de Sánchez para formar Gobierno si los socialistas vuelven a ser el partido más votado. "Pero esto ya no será suficiente para asegurar a los socialistas en el poder", explica. Si esto sucede "al menos las elecciones innecesarias habrán enseñado a los líderes políticos los peligros de querer siempre más". 

Pero no solo la convocatoria de elecciones puede salirle cara a Sánchez, también la sentencia del procés, que podría hacer virar los votos hacia la derecha. "Los partidos soberanistas están preparando protestas masivas si los presos no son absueltos. En una era de política polarizada existen riesgos considerables para Sánchez de una reacción violenta a favor de la derecha en otras partes del país", concluye.