Cara a cara. Sin ambages. El presidente del Gobierno en funciones ha prometido a las víctimas del franquismo que, en caso de ser investido, la Memoria Histórica se enseñará en los colegios y las universidades. Según ha contrastado este diario, el PSOE resuelve ahora cómo encajar la materia en el plan educativo. A grandes rasgos, se barajan dos alternativas: una asignatura propia o enmarcar el contenido en alguna de las ya existentes.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez verbalizó su compromiso este lunes en una reunión con las principales asociaciones memorialistas del país. Tanto él como Fernando Martínez -máximo responsable del PSOE en este ámbito- y Dolores Delgado, ministra de Justicia, exteriorizaron su intención en un encuentro que se prolongó casi dos horas. "Esta será la legislatura de la Memoria Histórica", celebró Sánchez.

El gesto, explican algunos de los presentes en la sesión de trabajo, entusiasmó a las asociaciones, que venían reclamando un plan similar desde hacía décadas. José Luis Rodríguez Zapatero, con mayoría absoluta y autor de la ley de 2007, no lo puso en práctica. Antonio Manuel Mateos, de la Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica, celebró al salir haber detectado "voluntad política para poner en marcha medidas concretas".

La Memoria Histórica vinculada a la educación ya consta en la reforma legal que los socialistas registraron recientemente en el Congreso. Si hay investidura -trasladan fuentes socialistas- se debatirá en la Cámara y, una vez aprobada, se implantará a través del ministerio de Educación.

Un destacado dirigente del PSOE define así el objetivo: "Queremos enseñar cómo se fue consiguiendo la democracia en España... Hasta que la truncó la Guerra Civil". Los contenidos, detalla esta fuente, irán más allá del conflicto fratricida y la dictadura. Se englobará con la expresión "memoria democrática".

También en las universidades

El texto legal describe así la proyectada enseñanza para los maestros: "Las administraciones educativas adoptarán las medidas necesarias para que, en los planes de formación inicial y permanente del profesorado, se incluyan actualizaciones científicas, didácticas y pedagógicas en relación al tratamiento escolar de la memoria". También se fomentarán "la investigación y la docencia en las universidades".

La vista de este martes comenzó con un reparto de insignias -en conmemoración del ochenta aniversario del exilio- a los asistentes. A continuación, Pedro Sánchez dio un discurso de varios minutos. La intervención, recoge este diario a través de un par de representantes de las asociaciones, laudó las "virtudes republicanas" y situó España en el panorama internacional en base a parámetros de Memoria Histórica.

Papel y bolígrafo, los miembros del Ejecutivo y del PSOE tomaron notas de las reivindicaciones asociativas para estudiar su inclusión en la propuesta programática que enviarán a Podemos de cara a la investidura.

Pedro Sánchez, Fernando Martínez y Dolores Delgado -además de comentar el plan educativo- recordaron otros de sus proyectos: crear un banco de ADN para identificar a las víctimas, exhumación de fosas comunes, debatir acerca del uso del Valle de los Caídos...

"Fue una reunión muy técnica", resumen algunos de los participantes en conversación con EL ESPAÑOL. Eso sí, una y otra parte advirtieron de que, "si gobierna la derecha", "se desmantelará lo conseguido hasta ahora". Estas mismas fuentes aseguran que Sánchez describió la tramitación de la exhumación de Franco como "uno de los momentos más emocionantes de su carrera política".