El PSOE propone el “cierre temporal” de los “locales o establecimientos públicos donde se realicen actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración del golpe militar de 1936, de las violaciones de derechos humanos cometidas durante la Guerra Civil española, de la Dictadura franquista, o del dictador Francisco Franco”. Así lo registró el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados en una proposición de ley el pasado 19 de julio.

Noticias relacionadas

Con esta proposición, Pedro Sánchez plantea modificar la Ley de Memoria Histórica del año 2007 para que “se reconozcan y amplíen derechos”, una norma en la que se prohibía la exaltación del franquismo. La diferencia es que ahora el PSOE incluye, entre otras medidas, sanciones económicas.

En concreto, la pena que propone el PSOE consiste en cerrar de “seis meses y un día a dos años” estos lugares públicos, así como distintas multas que van desde los 200 hasta los 100.000 euros en el caso de "infracciones muy graves", como "el traslado de los restos de víctimas de la Guerra Civil española o la Dictadura sin la autorización administrativa correspondiente" o la "realización en espacios abiertos al público de actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración [...] del dictador Francisco Franco".

Con el objetivo de “desterrar definitivamente de nuestra sociedad el franquismo y todo lo que representó”, los socialistas plantean ahora acabar, por ejemplo, con las misas que rezan por el alma del dictador y que se celebran todos los años el 20 de noviembre.