Ángel Garrido, nuevo consejero de Transporte de la Comunidad de Madrid, ha sido el primer miembro del nuevo gobierno madrileño en ser anunciado oficialmente por Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Ciudadanos. Garrido, que fue presidente tras la dimisión de Cifuentes y luego se pasó a Cs, reconoce que en los pocos meses que lleva en la formación naranja le han dado "mucho más de lo que esperaba", pues está en la Ejecutiva junto a Rivera y, ahora, en el gobierno de Madrid. 

Noticias relacionadas

La fórmula de Navarra Suma es para Garrido exportable a casos en un ámbito "estrictamente local" porque, ha dicho, su "proyecto es claramente de centro y liberal". Ha insistido en que "la sociedad es compleja" y que "el mundo no se puede dividir siempre en dos". Argumenta que habría muchos votantes que se quedarían en casa antes que votar una coalición y que "es un error desdibujar otras formaciones". "Creo que no suma, que saldríamos perdiendo". 

Para Garrido es "un honor" haber sido el primero en ser nombrado y dice que en la coalición no son "ni PP ni Cs, sino el gobierno de Madrid". Sobre su relación anterior con Isabel Díaz Ayuso en el PP madrileño, Garrido ha declarado que han sido "muy amigos", aunque "esa relación se ha enfriado" por estar en partidos distintos. En su opinión, volviendo a trabajar juntos en Madrid, "se puede recuperar algo que era amistad", ha dicho en la entrevista de este lunes en Radio Nacional. 

El lunes tomará posesión de su cargo la presidenta de la Comunidad de Madrid y se espera que el martes o el miércoles lo hagan los consejeros. 

Un solo proyecto

Por su parte, Díaz Ayuso ha evitado valorar el nombramiento de Garrido en su entrevista en 'Herrera en Cope': "Aunque somos dos partidos, somos un sólo proyecto". También ha declarado que hablará con todos sus consejeros por igual, "sin importar del partido que sean" y que impulsará políticas transversales. 

Sobre la fórmula "España Suma" que ha registrado su partido, Ayuso ha dicho que no piden "que otros partidos se desdibujen" y que "ha llegado el momento de las grandes coaliciones". La popular habla de una "integración a largo plazo" de las formaciones que defienden la unidad de una España de "ciudadanos libres e iguales" y que respeten los símbolos nacionales. 

Ayuso ha remarcado que nunca ha tenido "una vinculación laboral" con su familia y que que ellos "no han estado vinculados a la política" y que lo que le importa en este momento es el "gobierno quiero hacer y poner a los mejores gestores". Es consciente también de la novedad y el reto que tiene por delante: "Es un gobierno histórico, de coalición que se tiene que convertir en un mismo proyecto".