El fundador de la ONG española Proactiva Open Arms, Óscar Camps, ha comunicado que su organización ha ganado la demanda que presentaron ante el decreto ley de Matteo Salvini en los tribunales italianos. Por lo tanto, el Open Arms, que lleva ya 14 días en alta mar con 147 inmigrantes a bordo, tiene permiso para entrar en aguas territoriales italianas y protegerse del temporal con olas de más de 2 metros que azota al barco.

Noticias relacionadas

Según ha asegurado Camps, la situación a bordo del Open Arms es "demencial". Los informes médicos y psicológicos a bordo son "contundentes" y el capitán del barco va a solicitar la evacuación inmediata de todos los que se encuentran a bordo. "Dudo mucho de que tengamos capacidad para aguantar muchos días tal y como está la situación ahora", ha continuado.

Aunque el tribunal ha dictado también la evacuación de los rescatados, el barco de la ONG española aún no ha recibido la confirmación del puerto en el que desembarcarán. Además, con esta sentencia el barco no podrá ser requisado y multado, como amenazaba Salvini, y, "en caso de necesidad, podríamos entrar en un puerto tranquilamente".

"Anteponemos la salud de las personas que llevamos a bordo a cualquier otra circunstancia", ha explicado. También ha afirmado que el siguiente paso que darán será presentar el informe médico y la resolución del tribunal a las autoridades de Lampedusa para poder entrar sin más percances.

Según Camps, se está coordinando el reparto y el desembarco de las personas rescatadas desde la Comisión Europea y la resolución del caso "es más cuestión de horas que de días". 

Una solución franco-alemana-española

El fundador de Proactiva Open Arms ha confirmado a los medios que estos días ha hablado con Emmanuel Macron y Angela Merkel y les ha pedido que intercedan con el Gobierno español para "hacer un eje que pueda poner en marcha un mecanismo que sea perpetuo y constante, porque sabemos que va a haber más rescates. Que no tengamos que esperar diez, doce o quince días a que se pongan de acuerdo".

Aunque Camps ha reconocido que ha hablado con el ministerio de Fomento encabezado por José Luis Ábalos, ha asegurado que le "sorprende el giro" de Pedro Sánchez, que hace un año insistió para que el Aquarius desembarcara en un puerto español.

"Italia y Malta tienen responsabilidad en esto", ha explicado. "Hay que seguir reclamando y eso es lo que le pedimos al Gobierno. Si hay países que incumplen, habrá que llevarlos a donde haya que llevarlos, porque el Derecho Marítimo Internacional tiene que cumplirse".

Salvini vuelve a atacar

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, reiteró hoy que en las próximas horas volverá a firmar una negativa para que el barco Open Arms pueda desembarcar en Lampedusa a los 147 migrantes que lleva a bordo, después de que la Justicia italiana le haya permitido entrar en aguas territoriales del país.

"Vivimos en un país en el que un abogado del Tribunal Administrativo (de la Región) del Lacio quiere dar permiso para desembarcar en Italia a un barco extranjero lleno de migrantes. Yo volveré a firmar en las próximas horas mi 'no'", dijo Salvini en redes sociales, quien además aseguró que permitir entrar al Open Arms le convertiría en un "cómplice de traficantes".

El tribunal ha permitido al barco de la ONG española entrar en aguas territoriales italianas explica en su fallo que "la situación de gravedad y urgencia excepcionales" justifica la decisión para "que las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica".