Faltan veinticuatro horas para que Madrid conozca a su próximo alcalde. O alcaldesa. Al contrario de lo que sucede en la Comunidad, Vox ya ha garantizado que investirá al candidato que acuerden PP y Ciudadanos. Los de Abascal prefieren a Martínez-Almeida -así lo explicitaron en una reunión durante la tarde de este jueves-, pero Rivera y Casado no ceden.

Noticias relacionadas

Los liberales insistirán en la vía Villacís "hasta el final". Pretenden repartir la vara de mando: "Dos años para el PP y dos para nosotros". Una oferta que Génova tacha de "alucinante". "Por supuesto que esa ocurrencia es inasumible", relata a este diario un portavoz autorizado de los conservadores. "No son capaces de argumentar su negativa. Ni siquiera han aportado una propuesta alternativa", rebate uno de los negociadores de Ciudadanos.

Rivera se siente "legitimado" para exigir la 'mitad' de la alcaldía porque el PP sólo obtuvo "80.000 votos más" que ellos. "Esa cifra en Madrid no significa casi nada". Pero un reconocido mandatario muy cercano a Casado resume así su máxima: "En los gobiernos formados por dos partidos, estará al frente quien haya quedado por delante. En los de tres o más, como por ejemplo Aragón, se puede hablar".

"Existe el riesgo de que esto fracase", admiten en PP y Ciudadanos. Justo después de pronunciarse así, los unos se echan la culpa a los otros.

"Tenemos muchas expectativas puestas en Madrid. Vamos a por todas", contaron en un corrillo de periodistas dos importantes colaboradores de Rivera tras conocer los resultados electorales. El partido ha descartado intentar que Aguado presida la Comunidad, pero todavía cree factible hacerse con el poder en la capital... durante parte de la legislatura.

Al borde del precipicio

Los equipos estratégicos se encuentran muy cerca del precipicio. La ley electoral ordena la investidura automática de la lista más votada en caso de que no haya pacto. El plazo se extingue este sábado a las doce del mediodía.

Según confirman a este periódico desde uno y otro lado, no hay ninguna reunión prevista para este viernes. Ciudadanos, explica un dirigente, espera a que sea el PP quien mueva ficha: "Nosotros les hemos dado veinticuatro horas para pensarlo". No hay más tiempo.

Los conservadores, de momento, esconden sus cartas. Se limitan a responder con un "no" absoluto y con la oferta de la vicealcaldía para Villacís. Ambos partidos reconocen, a través de las fuentes consultadas, que no han hablado del reparto de las concejalías.

¿Y si el PP ofreciera a Ciudadanos más de la mitad de las carteras a cambio de conservar la alcaldía toda la legislatura? "No estamos en eso", indica un portavoz autorizado de Génova. "No han propuesto ese trato, no vamos a pronunciarnos al respecto", rebate otro de los liberales.

Según ha sabido este diario, Villacís no ha mantenido ninguna reunión -pública o privada- con Ortega Smith. El deshielo que se produjo en la Comunidad -véase los dos careos entre Aguado y Monasterio- no ha ocurrido en el ámbito municipal.

Tras el tenso encuentro que PP y Ciudadanos mantuvieron por la mañana, Génova movió ficha y cuadró un café con Vox por la tarde. Martínez-Almeida y Ortega salieron "satisfechos". Celebraron el "fin" de Carmena.

PP y Vox no darán demasiados detalles de su pacto. No quieren soliviantar a Ciudadanos, que advierte de que no apoyará un Ejecutivo en el que esté Vox. Tampoco compartirá concejalías con ellos.