Rocío Monasterio aclaró este lunes con la lectura de un manifiesto la postura de Vox sobre el 8-M: "Celebramos ser mujeres 364 días al año; todos menos el 8 de marzo, que trabajaremos más que nunca para reafirmarnos en el poder de nuestra independencia y nuestra libertad". 

El partido de Santiago Abascal, por descontado, no se sumará a las movilizaciones convocadas por todo el país, tomando distancia respecto a PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos, que en distinto grado hacen suya la reivindicación.

"Soy mujer y quiero liberarme de vuestro burka ideológico, que pretende imponernos una doctrina totalitaria", pronunció Monasterio, que cargó contra quienes defienden las cuotas en las empresas o las instituciones o contra el empleo de "recursos públicos de todos los españoles a "una agenda política de género" o a "las supremacistas feministas".

"Soy mujer y madre -continuó la dirigente- y quiero para mis hijos que se respete su derecho a ser educados sin ser adoctrinados en ideologías autoritarias y anticientíficas como la ideología de género. (...) Soy mujer y no seré dócil, ni sumisa ni callada ante el feminismo supremacista. Soy mujer y denuncio a los que nos queréis colectivizar".

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ya manifestó este fin de semana que acordarse de las mujeres un día al año o ponerles cuotas "como si las necesitasen es no valorarlas". Para el 'número 2' de Abascal, hay que "lograr a partir del 28 de abril -fecha de las elecciones generales- que toda la legislación se haga pensando en todos los españoles sin distinción en su condición de hombre o mujer".