El Gobierno obligará a las empresas a publicar una tabla salarial para que quede de manifiesto "la brecha entre géneros". En este momento, ha dicho la vicepresidenta Calvo durante el anuncio tras el Consejo de Ministros, "muchas mujeres no exigen la supresión de esa diferencia porque no la conocen". A partir de ahí, la nueva jurisdicción exigirá contratos sujetos a "mismo trabajo, mismo salario", independientemente del sexo.

Noticias relacionadas

Moncloa ha aireado este real-decreto una semana antes del día internacional de la mujer. Su puesta en marcha exigirá el apoyo de una mayoría parlamentaria a través de la Diputación Permanente. "Estamos conversando con el resto de grupos", ha explicado Calvo. A ojos del Gobierno, ningún partido "podría negarse a aprobar esto".

Hasta ahora, los planes de igualdad -ha relatado Calvo- sólo afectaban a las compañías con más de doscientos trabajadores. De aquí en adelante, las medidas recién horneadas obligarán a las empresas con cincuenta o más empleados. "Es necesario y urgente", trasladan desde el Gobierno.

Las tablas salariales irán encaminadas al sello del concepto "igual trabajo, igual salario". "La misma cualificación también debe entrañar la misma retribución", ha especificado Calvo. El registro de estas tablas será obligatorio para las empresas con más de cincuenta empleados. A partir de ahí, ha informado el Ejecutivo, se desarrollará una "protección jurisdiccional para paliar las diferencias salariales".

En definitiva, concibe el Gobierno, se trata de una suerte de auditoría general a las empresas con un enfoque de género. Las distintas compañías deberán facilitar estos datos en un registro específico.

Los socialistas han informado de que este decreto aúna medidas incluidas en una ley que su grupo parlamentario tramitó en el Congreso hace un año. Podemos ya ha confirmado que apoyará el proyecto. Calvo ha detallado que se han "abierto conversaciones" con el resto de partidos.

Con este Consejo de Ministros Sánchez ha inaugurado lo que bautizó como "viernes sociales". A lo largo de las próximas semanas, el Gobierno irá aprobando distintas medidas y recordará a los ciudadanos que "intentó hacerlo con los presupuestos". Culpará a Casado y Rivera y enarbolará este argumentario -compartido con Podemos-: "Seguiremos trabajando para influir positivamente en la vida diaria de los españoles".