El alcalde de Algeciras (Cádiz), José Ignacio Landaluce (PP), ha lamentado este domingo el "silencio" que el Gobierno de Pedro Sánchez "viene manteniendo sobre la llegada a la zona, prevista para el próximo día 28, del buque 'Open Arms', y en el que navegan 310 inmigrantes subsaharianos rescatados frente a las costas de Libia".

Noticias relacionadas

En un comunicado, el primer edil algecireño ha explicado que la "única información" al respecto con la que cuenta el Ayuntamiento procede directamente de la organización no gubernamental, con la que se mantiene un "permanente contacto".

Así, Landaluce ha tachado de "deplorable" la actitud del Gobierno socialista, que "no sólo ningunea a los representantes de los algecireños, a los que ni informa acerca de decisiones que afectan al conjunto de la ciudadanía, sino que además, dentro de su errática política migratoria, ni atiende a las peticiones de la ONG de recalar en un puerto más cercano que el nuestro, por cuestiones humanitarias, ni tampoco sabemos en qué instalaciones portuarias atracará el barco, si en las de Algeciras o en las de Crinavis, en San Roque".

Sobre este particular, el alcalde ha incidido en el hecho de que "Algeciras y el Campo de Gibraltar están soportando la mayor presión migratoria de toda España, y aunque no se dé a conocer, la llegada de migrantes se produce a diario, cuando, por ejemplo, hay puertos más cercanos".

"Lo primero es garantizar la integridad y seguridad de los rescatados, pero eso no quita que una vez más digamos que Algeciras no puede ser el único puerto de entrada de los inmigrantes que llegan a España", asevera Landaluce.

Ha subrayado además que, "después de la crisis migratoria acontecida el pasado verano, los socialistas no sólo no han dado una respuesta a las peticiones municipales de ayuda por los dispositivos que tuvimos que poner en marcha durante los meses de julio y agosto, y que conllevaron un importante gasto económico, sino que tampoco atienden a las entidades sociales que trabajan con los inmigrantes, y a los que sigue dando la espalda, especialmente a las de carácter religioso, que han visto mermadas las ayudas públicas que recibían para hacer frente a esta importante labor", según ha concluido Landaluce.