La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que engloba todos los empleos y escalas de la Guardia Civil, ha solicitado este martes al Ministerio del Interior más agentes para los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla debido a la presión migratoria.

Noticias relacionadas

En un comunicado, la AEGC ha afirmado que "no está de acuerdo" con la "teoría" que tienen en el Ministerio del Interior sobre la situación en las fronteras de Ceuta y Melilla al entender que "los agentes se ven desbordados un día tras otro tanto por la presión migratoria en la valla como por el continuo aumento del tránsito en los pasos fronterizos de los porteadores".

Para la AEGC, en el Ministerio del Interior "saben, porque están continuamente informados por los mandos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), que son necesarios más agentes en determinados puntos calientes y que por ser datos sensibles no vamos a desvelar, pero ellos tienen la información exacta de esos puntos en los que es urgente reforzar con más personal".

La AEGC considera que tampoco han estado muy acertados a la hora de comparar las necesidades de las dos ciudades autónomas con la provincia de Pontevedra.

A juicio de la AEGC "es necesaria una importante inversión tecnológica, pero ésta no es la única solución porque la frontera del Tarajal seguirá siendo paso de porteadores, de hombres y mujeres explotados por mafias que ven en el porteo su único medio de vida".

Por ello la asociación demanda más personal porque "todo lo demás será seguir estrujando a los miembros de las FCSE quienes tienen que paliar la falta de efectivos con muchas horas de sol controlando a miles de personas que esperan encontrar un futuro mejor al otro lado de la valla o que encuentran una mísera compensación económica con el porteo".

Desde la organización profesional dicen estar "hartos" de la "utilización política por parte de todos los partidos" de la problemática de estas fronteras, "ya que es un asunto de Estado y que por tanto tiene que resolverse con acuerdos entre España y Marruecos, la otra parte de este problema que también tiene que decir y aportar a la solución", añaden.