Pedro Agramunt está a punto de perder su última guerra. La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha decidido forzar un cambio de su reglamento para echar al senador del PP de la presidencia de este organismo. La Asamblea exigió a Agramunt que dejara el cargo en abril tras conocerse que se reunió en secreto con el presidente sirio Bachar Al Asad en Damasco. El senador se niega a dimitir.

Noticias relacionadas

El pleno de la Asamblea, que reúne a representantes electos de casi 50 países del viejo continente adscritos a la organización internacional, se ha celebrado este lunes en Estrasburgo (Francia) con la misma tensión que se vivió en el pleno de abril. La mayoría de diputados ha hecho numerosos llamamientos a Agramunt para que dimita ante el descrédito que, a su juicio, está sufriendo la institución. El Consejo de Europa, nacido tras la Segunda Guerra Mundial, tiene como objetivo principal la defensa y protección de la democracia y los derechos humanos. 

El papel de Rusia

Agramunt, el diputado del PDeCAT Jordi Xuclá y otros miembros de la Asamblea viajaron a Damasco sin informar a sus respectivos grupos políticos. Tanto Xuclá como Agramunt fueron trasladados a Siria desde Beirut en un avión militar ruso. Ambos se entrevistaron con Al Asad. Los parlamentarios españoles no han conseguido aclarar las motivos de la visita y han ofrecido versiones contradictorias sobre la misma. Días después del viaje, que tuvo lugar entre el 20 y el 21 de marzo, fuerzas de Al Asad realizaron un presunto ataque con armas químicas en el que murieron decenas de personas.

Agramunt dijo que viajó a Siria en calidad de senador español y que informó personalmente al ministro de Exteriores, Alfonso Dastis. El Ministerio lo niega categóricamente. Xuclá, que es el presidente de la Alianza de partidos Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) en el Consejo de Europa, dijo primero que viajaba como miembro de la Comisión de Exteriores del Congreso, después aseguró que el Gobierno había autorizado el viaje y finalmente que se desplazó a Siria a título personal.

La negativa de Agramunt a dimitir ha abierto un debate sobre la manera de poner fin a su presidencia. Según medios internacionales especializados, la dirección de la Asamblea ha acordado por un solo voto de diferencia modificar el reglamento para incluir un mecanismo que autorice la la destitución del presidente. Agramunt se ha ausentado del pleno de la Asamblea sin hacer declaraciones.

Xuclá se va en octubre

El que finalmente ha decidido dar un paso atrás es Xuclá. El diputado catalán dejará la presidenta de ALDE en el Consejo de Europa en octubre, según ha podido saber EL ESPAÑOL. El grupo elegirá a su nuevo representante mediante una votación a la que Xuclá ya no podrá concurrir como candidato.

La decisión deja a Xuclá fuera de la Ejecutiva de ALDE, a la que pertenecía por el cargo que ocupaba en la Asamblea. 

El diputado del PDeCAT Jordi Xuclá. Juan Carlos Hidalgo Efe