El diputado del PdeCAT Jordi Xuclá y el senador del PP Pedro Agramunt han ofrecido versiones contradictorias hasta el momento sobre su misterioso encuentro con el presidente de Siria, Bachar al Asad, hace un mes en Damasco. La polémica ya está amenazando el discurso que el rey Felipe VI tiene previsto ofrecer este jueves ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, a la que pertenecen ambos.

Noticias relacionadas

Xuclá y Agramunt no han conseguido aclarar estos días por qué se entrevistaron con Al Asad y, sobre todo, por qué no informaron a sus respectivos grupos políticos de la visita. Ambos dicen que viajaron para condenar al régimen y evaluar la situación humanitaria sobre el terreno. Días después de la visita, que tuvo lugar entre el 20 y el 21 de marzo, fuerzas de Al Asad realizaron un presunto ataque con armas químicas en el que murieron decenas de personas. El incidente ha obligado a intervenir a la diplomacia española, negando cualquier aprobación o conocimiento del viaje.

Agramunt es el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que está reunida estos días en Estrasburgo (Francia). El pleno de la Asamblea reúne a representantes electos de casi 50 países del viejo continente adscritos a esta organización internacional. El Consejo de Europa, nacido tras la Segunda Guerra Mundial, tiene como objetivo principal la defensa y protección de la democracia y los derechos humanos.

El senador del PP vivió una situación inédita en la historia de esta organización cuando varios diputados abandonaron el plenario en señal de protesta. Ante las reiteradas peticiones de dimisión, incluidas la de su propio grupo del PP europeo, Agramunt se ha dado de plazo hasta el viernes para tomar una decisión. En su calidad de presidente de la Asamblea, él será el encargado de recibir y presentar al rey este jueves.

¿Qué ocurrió en Siria?

Agramunt recibió en febrero una invitación del presidente del parlamento sirio. El objetivo, según la carta, era debatir "fórmulas para restaurar una fructífera cooperación entre Siria y los parlamentarios europeos". La delegación, que además de los españoles incluía diputados de otros países, viajó hasta Beirut y fue trasladada a Damasco en un avión militar ruso.

La invitación del régimen sirio recibida por Agramunt. J.S.

Agramunt dijo que viajó a Siria en calidad de senador español y que informó personalmente al ministro de Exteriores, Alfonso Dastis. El Ministerio lo niega categóricamente. Agramunt acusó a la propaganda rusa de manipular el encuentro para presentarlo como un acto de apoyo Al Asad.

Del contenido de la reunión poco o nada se sabe. Agramunt explicó que durante su estancia advirtió que hay "diferentes realidades". "Mientras estábamos en Damasco grupos terroristas intentaron tomar parte de la ciudad", dijo el senador español. "Reconociendo los errores de Al Asad, creo que hay actos de sus oponentes, grupos terroristas, que también requieren nuestra más firme condena". 

Agramunt dijo que el viaje incluía una visita a Alepo para evaluar las necesidades de ayuda humanitaria. El senador dijo que no pudo desplazarse porque debía regresar a Madrid. EL ESPAÑOL no ha podido confirmar si Xuclá estuvo en Alepo.

El caso de Xuclá es muy similar. El diputado convergente es el presidente de la Alianza de partidos Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) en el Consejo de Europa. Nadie en ALDE conocía el viaje. Fuentes cercanas a la coalición indicaron que Xuclá, cuestionado por sus compañeros en una tensa reunión, ofreció hasta tres versiones distintas. "Primero dijo que viajaba como miembro de la Comisión de Exteriores del Congreso, después aseguró que el Gobierno había autorizado el viaje y finalmente que se desplazó a Siria a título personal", dicen.

Cs no da crédito

Fuentes del PDeCAT indicaron que Xuclá reiteró en Siria su oposición al régimen de Al Asad. Y que en el pasado ha realizado otros viajes, como por ejemplo a Cuba, para conocer de primera mano la situación de los derechos humanos. Estas fuentes dicen que Xuclá informó al Consejo de Europa.

Sin embargo, ALDE emitió un durísimo comunicado "deplorando" el viaje de Xuclá, Agramunt y el resto de la delegación. Ciudadanos, que también pertenece a ALDE, no daba crédito a lo sucedido. La portavoz adjunta en el Congreso, Melisa Rodríguez, también está en el Consejo de Europa y, en su opinión, el viaje a Siria cuestiona la ideoneidad de Agramunt y Xuclá para mantenerse en sus respectivos cargos.

"Estamos en el Consejo de Europa precisamente para defender los derechos humanos, no podemos aceptar que en nuestro nombre se gesten conversaciones o negociaciones sin tener conocimiento de ellas, ni haberlas autorizado", dijo Rodríguez. "Ciudadanos exige que los representantes de los partidos españoles PP y PdeCAT reflexionen sobre su situación ante la pérdida de confianza de gran parte del Consejo de Europa y de los grupos parlamentarios correspondientes tras organizar y realizar un viaje no consensuado a Siria".