El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha estallado contra Vox y ha abandonado el debate de la Cadena Ser, después de que la candidata del partido de ultraderecha, Rocío Monasterio, pusiera en duda las amenazas de muerte recibidas por el candidato de Unidas Podemos. El debate siguió durante cerca de una hora pero, en la segunda mitad, Ángel Gabilondo y Mónica García han decidido abandonar el plató y la Ser ha cerrado el debate. 

"Creo que esto es muy grave. No es aceptable que cuando se amenace de muerte con 4 balas, la candidata de la ultraderecha ponga en duda y si no se retracta, nosotros abandonamos el debate", ha anunciado Iglesias al llegar al debate.

Rocío Monasterio aseguró que condena "todo tipo de violencia" pero ha rechazado retractarse y ha repetido que "los españoles ya no nos creemos nada de este Gobierno". "Sí usted es tan valiente, levántese y lárguese", le ha espetado.

Ante esta actitud, Pablo Iglesias se ha levantado y ha abandonado el plató. "Creo que estáis cometiendo un error blanqueando cosas que van en contra de la democracia. No vamos a debatir con la ultraderecha", ha dicho. 

Mientras se levantaba, Monasterio seguía con su discurso: "Me alegro de que te vayas que es lo que queremos muchos españoles. Es donde tienes que estar. Fuera de este plató y fuera de la política". 

Tanto los demás candidatos como la periodista Àngels Barceló han intentado convencer al candidato de Unidas Podemos a quedarse pero sin éxito. Mientras Iglesias salía del plató, los demás candidatos afeaban la actitud de Monasterio a la candidata del partido de ultraderecha: "¿Puede hacer usted algo digno en su vida?", le preguntaba la candidata de Más Madrid, Mónica García. 

Ya con Iglesias fuera del debate, los demás han afeado la actitud de Monasterio. "Esto es una amenaza. No puede ser es que se crea que hay una violencia buena y otra mala. Le quiero decir al señor Iglesias que vuelva a este estudio", pedía Bal. 

"¿Tan mal le van las encuestas, señora Monasterio?", preguntó Monica García. "¿Esto es lo que ofrecen a la sociedad de seguridad y convivencia? Ustedes cristalizan el odio. No merecen estar en ninguna institución. A un candidato le han mandado balas. ¿De qué se ríe? ¿Qué aberración es esta?".

“Señora Monasterio, creo que comete un error extraordinario. Él ha pedido simplemente que condene el acto. No hay que venir en esta actitud de provocar ni aunque gane votos con eso”, dijo Gabilondo.

Gabilondo y García se marchan 

Los cuatro han seguido debatiendo durante cerca de una hora pero, en la segunda mitad del debate, Gabilondo ha decidido abandonar el debate también. "Me he quedado aquí por respeto a la democracia y porque el odio no nos puede silenciar, esperaba que Iglesias volviera. No podemos permitir que el odio se imponga, no puedo consentir esto", ha dicho el candidato socialista.

Le siguió Mónica García, que también anunció que abandonaba el debate, mientras Bal intentaba convencerles de que se quedaran. "Hemos ganado la democracia consiguiendo acuerdo, rechazando el odio, no os levantéis de este mesa, os lo pido por favor. No le hagáis el juego a ella. Nosotros somos demócratas. Los madrileños tienen derecho a conocer vuestras propuestas", ha pedido

Sin embargo, los dos se mantuvieron firmes en su decisión. "Sé que lo dices de corazón. Uno tiene que estar a la altura de lo que cree. ¿Tú no crees que es una palabra que nos levantemos? Tenemos un problema prioritario que tiene que ver con derechos humanos. Los ciudadanos quieren una palabra de verdad y una palabra de verdad es una acción. Y esta acción es que esto no es permisible", ha zanjado Gabilondo.

Amenazas de muerte

Este jueves, el candidato de Unidas Podemos, el ministro de interior Fernando Grande-Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez han recibido amenazas de muerte en una carta remitida a cada uno en la que venían, además, dos balas de cetme. La carta dirigida a Iglesias tenía el siguiente mensaje: "Tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital. El tiempo se agota".

Esta mañana, en entrevista a RTVE, el exvicepresidente del Gobierno decía esperar que se produjeran detenciones. Ante las declaraciones de Rocío Monasterio, que había puesto en duda las amenazas en una entrevista a la Ser, ya había advertido que se pensaría participar en "un debate con alguien que pone en cuestión estar amenazado de muerte". 

"Quien ampara el terrorismo no puede esta en los medios -ha continuado Iglesias-. Hay que acabar con el blanquiemiento. Al ministro del Interior, cuya trayectoria no es sospechosa de estar en la izquierda, en el Congreso le hacen poco menos que responsables de los atentados de ETA. A mí directamente ya no me llaman 'rojo', sino 'chepudo' o 'rata'. Están llegando a un nivel inaceptable y no se les puede blanquear más"

Horas más tarde, el candidato de Unidas Podemos llevaba a la práctica su planteamiento, abandonando el debate después de que Monasterio pusiera en duda las amenazas de muerte que ha sufrido iglesias.