Valencia

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunció este jueves el cierre del ocio nocturno como respuesta al repunte de casos de Covid-19 en la autonomía. Tan solo podrá abrir hasta las 00.30 horas, como la hostelería. Para compensar esta decisión, Puig anunció 4,8 millones más de ayuda al gremio, que elevan el total a 12,8, según indicó.

Noticias relacionadas

No fue el único anuncio. El dirigente socialista anunció además que los bares y restaurantes deberán dejar de servir a las 00.00 horas y cerrar sus puertas a las 00.30. A su vez, los clientes por mesa quedan reducidos a un máximo de 10 en exteriores y de 6 en interiores.

La cifra de 10 personas pasa a ser también el máximo permitido para las reuniones. La autonomía eliminó las limitaciones para los encuentros privados, pero ahora las recupera.

A su vez, Ximo Puig comunicó que los espectáculos masivos en la Comunidad Valenciana deberán reducir su aforo máximo de los 4.000 a los 3.000 en exteriores y de 3.000 a 2.000 en interiores.

Asimismo, anunció que solicitará al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana implantar el toque de queda de 1:00 a 6:00 en 40 municipios valencianos. El alto tribunal autonómico ya avaló esta medida cuando la Generalitat la implantó tras el fin del toque de queda, el pasado 9 de mayo. 

Contra el botellón

El jefe del Gobierno valenciano compareció ante los medios de comunicación tras la reunión de la Mesa Interdepartamental en la que los socios del Ejecutivo (PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-EUPV) acuerdan las medidas a adoptar frente a la pandemia. Lo hizo junto a la consellera valenciana de Sanidad, Ana Barceló.

El jefe del Gobierno valenciano también anunció que va a solicitar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad la máxima vigilancia en el control de las medidas, con el "claro objetivo de que no se realicen botellones por la calle", porque según ha aseverado "se está jugando con la salud de todos".

En este sentido, el presidente también anunció que el Pleno del Consell de este viernes modificará el Decreto-Ley del Régimen Sancionador para que los botellones sean considerados como una falta grave; así como la Ley de Sanidad de 2014, con el fin de reducir el horario de venta de alcohol y fijarlo hasta las 20 horas.

Las nuevas restricciones se introducen solo una semana después de la decisión del Gobierno valenciano de no adoptar nuevas medidas. Entonces se optó por prorrogar el escenario comunicado el pasado 3 de junio.