Valencia

El Ayuntamiento de Vinaroz, gobernado por PSPV-PSOE, Totes i tots som Vinaròs y Compromís, se convirtió la semana pasada en el escenario de una proclama independentista catalana.

Noticias relacionadas

Ocurrió durante la recepción de la Flama del Canigó en la puerta principal del consistorio, ante las 21 damas de la Corte de Honor de las fiestas. Este acto se celebra en el municipio desde 1972 coincidiendo con San Juan, pero en esta ocasión adquirió un tinte abiertamente separatista. "Somos los Países Catalanes, una nación en marcha", aseveró el orador.

Los hechos fueron denunciados por el PP tras las quejas de padres de las jóvenes de la corte, molestos con el contenido político del mensaje. La formación acusa al Ejecutivo local de "convertir las fiestas de San Juan y San Pedro en un altavoz de las reivindicaciones independentistas".

Lluís Gandía, concejal popular del municipio y titular de la cartera de Fiestas entre 2011 y 2015, asegura a EL ESPAÑOL que la recepción de la llama se celebró también durante su etapa en el ayuntamiento. "Como coincide con las fiestas, siempre se ha mantenido en el programa oficial. Pero nosotros pusimos la condición de que no fuera un acto de contenido político", explica.

"Sin embargo, con la llegada de Podemos a la alcaldía entre 2015 y 2019 y la deriva independentista catalana, el discurso de este acto se ha ido endureciendo hasta el espectáculo inaceptable que hemos sufrido este año", relata el dirigente. El PP de la provincia de Castellón ha pedido la dimisión del alcalde tras conocer las palabras pronunciadas, difundidas en vídeo por la formación.

El discurso es una completa apología de la independencia de los denominados Països Catalans, el proyecto político nacionalista que abarca, entre otros, los territorios de la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

"La llama vertebra el futuro de los Países Catalanes. En 2008, el presidente del Parlamento de Cataluña, Ernest Benach, la recibió ante un centenar de personas. Pidió coraje y determinación para que en el futuro, cuando se hable de los Países Catalanes, no se haga como un acto de resistencia, sino de normalidad", dijo el orador.

"Con la llama queremos reivindicar, por fin, con normalidad, lo que somos y lo que queremos ser. Somos los Países Catalanes, una nación en marcha, a diferentes ritmos y con un mismo objetivo. Queremos los derechos y las libertades de las naciones libres e independientes. ¡Viva la Flama del Canigó, Viva la Fiesta Nacional de los Países Catalanes y viva la Confederación Catalana! ¡Viva Cataluña!", zanjó el lector del manifiesto.

El alcalde se desmarca

El discurso lo leyó un representante de la Associació Cultural Jaume I de Vinaròs, la entidad que organiza el acto cada año. Así lo subrayó a este periódico el propio alcalde de la ciudad, Guillem Alsina.

El dirigente socialista se desmarca del manifiesto leído en el acto, pero defiende su lectura. "Nosotros no tenemos nada que ver con el contenido del manifiesto. Es un discurso duro, de la línea más dura del independentismo. No es la línea del PSPV ni la de Compromís", asegura.

¿Y cuál es el discurso del alcalde ante el independentismo? "Nosotros huimos del independentismo y del contra-independentismo. Apostamos por la normalización, la convivencia y la hermandad", explica Alsina. "Tenemos una frontera administrativa en el río Sénia, pero no cultural", argumenta. El primer edil arguye en su defensa que "ha habido otros años con discursos duros".

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Juan Amat, ha anunciado que el partido presentará "una moción de reprobación al gobierno municipal formado por PSPV-PSOE, Totes i tots som Vinaròs y Compromís".