El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha estampado su firma en un decreto que suspende por segundo año consecutivo las salidas procesionales durante la Semana Santa de 2021. Todo apuntaba a este final y hoy se ha hecho oficial como consecuencia de la evolución de la Covid-19.

Noticias relacionadas

En concreto, a través de este decreto, se suspenden los actos y celebraciones organizados por parroquias, hermandades y cofradías, asociaciones de fieles u otros grupos eclesiales en los que se haga uso de la vía pública.

Este año esta situación era más que previsible. En 2020 esta decisión, unas semanas antes, supuso un auténtico maremoto porque no se suspendía desde 1933, en plena Segunda República. Tampoco habrá Feria de Abril y Sevilla, capital por antonomasia en España de esta celebración católica, se quedará de nuevo sin sus Fiestas de Primavera. 

En estas fechas las autoridades sanitarias prevén que solo un 30% de la población esté inmunizada ante la Covid-19, lejos de la inmunidad necesaria para las importantes concentraciones que se producen en estas fiestas de la capital andaluza.

Mazazo económico

Esta situación supone un mazazo psicológico y económico para la capital andaluza. La Semana Santa puede tener un impacto económico de hasta 400 millones de euros, según el estudio de la Asociación Sevillana de Empresarios Turísticos (ASET) y CaixaBank. Ese montante supone el 1,3% del PIB local. El de la Feria es aún mayor, asciende a los 900 millones.

El decreto del Arzobispado ha sido publicado en su página web. El documento recoge que la suspensión afecta de los actos y celebraciones tengan carácter de culto externo "hasta que no se tome otra decisión al respecto".

Desde la entidad religiosa subrayan que, lamentablemente, la incidencia de la enfermedad y las previsiones anunciadas para la distribución de las vacunas siguen desaconsejando la concentración de grandes grupos de personas.

Los cultos internos, al igual que otros litúrgicos y de piedad o devoción, sí los permite respetando las disposiciones recogidas por el Arzobispado y la normativa sanitaria vigente en cada momento.

Monseñor Asenjo insiste en este decreto en que la Semana Santa "no queda suspendida". Por ello, exhorta a grupos eclesiales y fieles a vivir "con hondura e intensidad renovadas" las celebraciones litúrgicas de las jornadas de la Semana Mayor y especialmente el Triduo Sacro.

Desde el Consejo de Hermandades y Cofradías, por el momento, han declinado realizar declaraciones sobre la suspensión de las procesiones en Semana Santa. Según fuentes de la institución consultadas por Europa Press, será el miércoles cuando el presidente del órgano cofradiero con sede en San Gregorio, Francisco Vélez, se pronuncie al respecto.