El triunfo del PSC en Cataluña, de la mano de Salvador Illa, ha envalentonado a la corriente crítica del PSOE andaluz. Insisten en la necesidad del cambio de rumbo que requiere la formación en esta Comunidad para recuperar el Gobierno de la Junta. Ven complicado que se produzca de la mano de la actual secretaria general, Susana Díaz.

Noticias relacionadas

Desde la plataforma sevillana Hacer+PSOE creen que el 'efecto Illa' se puede extrapolar perfectamente a Andalucía y ya están pidiendo movimientos. Es decir, el paso al frente de un candidato con posibilidades de ganar unas elecciones y la generosidad de otro de echarse a un lado -en clara referencia al líder del PSC, Miquel Iceta-.

"Salvador Illa ha demostrado que el cambio, si se hace bien, fortalece al partido", aseguran a EL ESPAÑOL desde esta corriente. Consideran que tanto el de Díaz como el de Iceta "eran y son dos proyectos agotados". La diferencia es que la expresidenta andaluza "no lo acepta" tras dos años en la oposición.

Desde Hacer+PSOE son conscientes de que tanto las encuestas como el día el día en la calle demuestran que el PSOE andaluz no carbura. "Haría falta un cambio estratégico, no solo de candidato, sino también de ideas y de equipo".

'Operación Montero'

Precisamente, este hito alcanzado por Illa en Cataluña anima a Pedro Sánchez a seguir el mismo camino en Andalucía, donde hay elecciones autonómicas a finales de 2022, si no hay cambios. Se trataría, en este caso, de hacer candidata socialista a María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno desde que el secretario general socialista llegase a la Moncloa en 2018.  

Ferraz considera que Díaz está ligada a una etapa superada, la que los ciudadanos de esa Comunidad juzgaron en los comicios de 2018, haciéndole perder la mayoría necesaria para gobernar.

Pero a diferencia de lo ocurrido en Cataluña, donde la 'operación Illa' fue diseñada de común acuerdo con Iceta, la 'operación Montero' se antoja, a priori, más complicada.

En octubre próximo se celebrará de manera ordinaria el 40 Congreso Federal del PSOE, al que deben seguir los cónclaves autonómicos. Las insinuaciones a Díaz de que se eche a un lado ya le han llegado por varios lados. Incluso desde el propio Pedro Sánchez al elogiar la generosidad del excandidato catalán, pero ella está dispuesta a plantar batalla en las primarias y hace gala cada vez que puede de la buena relación que mantiene con Sánchez.

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. en una imagen de archivo. EFE

Desde la corriente crítica aseguran que en ningún momento vetarían a Susana Díaz. "Nosotros apostamos por abrir el debate y cuantos más compañeros se presenten, mejor y que la militancia elija". "Aquí no sobra nadie", insisten.

Respecto a la opción de la actual ministra de Hacienda creen que es "una buena compañera que podría suponer un revulsivo para Andalucía", pero también verían con buenos ojos la candidatura de Juan Espadas, alcalde de Sevilla, otro nombre que suena con fuerza para liderar el PSOE andaluz. Por el momento, el único que ha dado un paso al frente ha sido el diputado jiennense Felipe Sicilia, que aboga por un debate para dar paso a una renovación.

El Comité Director

Hace unas semanas la plataforma Hacer+PSOE remitió un escrito a las comisiones regional y federal de garantías del partido y a los secretarios federal y regional de Organización, José Luis Ábalos y Juan Cornejo, para mantener una reunión urgente del Comité Director y analizar la situación actual del partido. Se trata del máximo órgano entre congresos. Por el momento, la única respuesta obtenida ha sido que el escrito está registrado.

Alegaban que el mismo no celebra reuniones desde el 12 de marzo de 2019. "El incumplimiento de los estatutos empieza a ser aberrante", señalan en el documento. Desde el PSOE andaluz aseguran que se celebrará cuando las circunstancias lo permitan. También que serían "unos irresponsables y faltarían el respeto a los andaluces" si se diera paso en estos momentos a un debate interno sobre el liderazgo del partido.

Sin embargo, desde esta corriente no se van a rendir. Si en las próximas semanas no se convoca del citado comité, van a comenzar una campaña de recogida de firmas.

Las primarias se presagian duras en un PSOE andaluz que dista mucho de ser un remanso de paz. Fuentes próximas a Díaz reconocen que hay críticos a la dirección regional, pero que no tienen nada que ver con pasadas batallas entre susanistas y sanchistas, ya olvidadas, aseguran.

La realidad es que desde hace un tiempo han empezado a proliferar más movimientos críticos en distintas provincias contra la actual dirección, que se unen a un conjunto de históricos del PSOE andaluz que también ha alzado la voz en una tribuna publicada recientemente en Diario de Sevilla. En ella abogaban por un pacto para la renovación en la formación andaluza. Y las ondas expansivas del 'efecto Illa' en Andalucía sólo acaban de llegar.