La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha rechazado valorar las consecuencias que podría tener en la formación andaluza el denominado 'efecto Illa', al ganar el PSC las elecciones en Cataluña tras sustituir Salvador Illa a Miquel Iceta.

Noticias relacionadas

Díaz ya ha anunciado que se presentará a las primarias del PSOE en la comunidad, pero hoy ha dejado claro que de esto hablará en su momento. "Cuando lleguen los congresos, hablaremos de congresos".

En declaraciones a los periodistas en una visita a Santa Fe (Granada), se ha congratulado por el resultado electoral de su partido en las elecciones autonómicas catalanas. "Espero que se abra ese rayo de esperanza para una sociedad que ha sufrido demasiado".

Sin embargo, ha declinado referirse a la situación de su partido de cara a los próximos comicios andaluces y sobre cómo podría influir en su carrera política este triunfo de Illa al sustituir a Iceta en la candidatura. Todo ello, tras echarse éste a un lado dos meses antes.

En Cataluña, el 'efecto Illa' ha funcionado, al menos para que el PSC ganase por primera vez en la historia las elecciones catalanas, en votos y escaños. Se trata de un hito que anima a Pedro Sánchez a seguir el mismo camino en Andalucía, donde hay elecciones autonómicas en 2022.

'Operación Montero'

Se trataría, en este caso, de hacer candidata socialista a la exconsejera andaluza María Jesús Montero, actual ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno desde que el secretario general socialista llegase a la Moncloa en 2018. Si bien, la 'operación Montero' se antoja, a priori, más complicada porque Díaz ya ha dejado claro que va a batallar el liderazgo del PSOE andaluz en las primeras.

Ahora mismo Susana Díaz insiste en que en estos momentos tiene "todas las energías" centradas en la pandemia y sus consecuencias. Ha indicado, no obstante, que los socialistas andaluces están "contentos y felices" por los "compañeros catalanes".

"Cuando la democracia sufre en cualquier territorio de España, sufrimos todos los españoles", ha señalado Díaz. Al respecto, ha insistido en que cuando se "enfrenta, se genera odio o se crispa", en definitiva, "se le hace un daño a toda la sociedad española y a la democracia, por la que tantas generaciones lo dieron todo".