Bruselas

Con un lenguaje diplomático exquisito, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha avisado este martes a Marruecos de que si quiere mantener buenas relaciones con el club europeo debe colaborar con España en la gestión de los flujos migratorios.

Noticias relacionadas

Una amonestación que se produce tras los "preocupantes acontecimientos" registrados en Ceuta con la entrada irregular de 8.000 migrantes en un sólo día desde territorio marroquí, una cifra "sin precedentes". Borrell se ha puesto en contacto con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para trasladarle la "plena solidaridad" de la Unión Europea con España.

"Quiero resaltar que Ceuta es la frontera europea con Marruecos y que la UE hará lo necesario para apoyar a España en estos momentos difíciles", ha asegurado Borrell en rueda de prensa tras una videoconferencia de ministros de Exteriores de los Veintisiete.

Durante la reunión, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha explicado a sus homólogos la última hora de la situación en Ceuta y les ha informado de que "una parte muy importante" de los migrantes ya han sido devueltos en el marco de los acuerdos entre España y Marruecos.

"Sin duda la mayor prioridad es tratar de evitar que haya muertes de migrantes que tratan de cruzar a nado y devolver la normalidad a Ceuta, gravemente perturbada por estos acontecimientos", ha resaltado Borrell. El Ejecutivo comunitario ya le ha trasladado personalmente estos mensajes al ministro de Exteriores marroquí, Nasser Burita, con el que ha hablado este martes el comisario responsable de Política de Vecindad, el húngaro Olivér Várhelyi.

"La UE tiene una muy sólida y estratégica asociación con Marruecos. Una relación de asociación, de amistad, de cooperación, que se ha consolidado a lo largo de muchos años de buena cooperación, aunque a veces con momentos como éstos en los que hay que seguir llamando a la cooperación", ha insistido el jefe de la diplomacia comunitaria.

"Cuando digo que tenemos una buena relación y que hemos de seguir manteniéndola, incluyo en ella las cuestiones migratorias. La gestión de la emigración forma parte muy importante de nuestra relación y debe ser gestionada en un espíritu de cooperación y diálogo (...) Estoy seguro que en este espíritu de diálogo y cooperación encontraremos soluciones que respeten los intereses comunes basados en compromisos, objetivos y en la mutua confianza", sostiene Borrell.

A lo largo del día, los principales dirigentes de la UE han expresado su solidaridad sin fisuras con España en la crisis de Ceuta y han pedido educadamente a Marruecos que rectifique. La primera en hacerlo ha sido la comisaria de Interior, Ilva Johansson, que ha exigido al Gobierno de Rabat que frene la salida de migrantes de su territorio hacia España y readmita a los que ya han entrado en la ciudad autónoma.

Después, tanto el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, como la jefa de la Comisión, Ursula von der Leyen, han insistido en que las fronteras de España son las fronteras de la Unión Europea y han reclamado a Marruecos que coopere en este ámbito como base de una buena relación con el club comunitario.