"Te van a cambiar a contingencia civil y mientras estés en casa no vas a cobrar". La asociación de Militares y Reservistas Red 45+ acaba de pedir explicaciones al teniente coronel del Grupo de Artillería de Campaña Autopropulsada XII (GACA XII) por esas y otras palabras proferidas por uno de sus sargentos hacia un subordinado del acuartelamiento.

Noticias relacionadas

El sargento en cuestión, cuyo grupo está encuadrado en la Brigada de Infantería Acorazada "Guadarrama" XII, en Madrid, llamó al soldado para preguntarle por qué había ido a vaciar su taquilla estando de baja. Éste, encadena tres años de bajas tras romperse el tendón de Aquiles en plena "jornada laboral".  

En el transcurso de la conversación, el soldado, que estaba nuevamente de baja desde el 12 de febrero, le dijo que sólo había ido a recoger algunas pertenencias. "Si tú quieres cesar y pirarte y por eso has recogido la taquilla, a mí no me habías dejado claras esas intenciones, tío”, le respondió el sargento. 

El soldado explicó entonces a su superior que estaba interesado en ejercer el derecho a pedir un reconocimiento médico no periódico, basándose en lo que establece el reglamento para la determinación de la aptitud psicofísicas del personal de las Fuerzas Armadas.

Este reconocimiento se le practica a quienes llevan tiempo aquejados de una baja a raíz de un problema físico. El informe final o bien recomienda el alta o que se prolongue la baja médica a la espera de un nuevo reconocimiento. El caso puede acabar en la apertura de un expediente cuando la enfermedad o problema es de remota o incierta reversibilidad. 

Llamadas al soldado

Las versiones recogidas por EL ESPAÑOL sostienen que el sargento le dijo a su subordinado que hablaría con el capitán responsable y que le volvería a llamar. Horas después, se puso de nuevo en contacto con él para comunicarle que ya había hablado con el capitán y con el comandante.

En esa conversación, el sargento le informó de que le cambiarán el código de la patología que sufre, de forma que su lesión pasaría de estar considerada como producto de su trabajo, consecuencia de una actividad "físico deportiva", para catalogarse como un problema físico derivado de una actividad diferente a la laboral. 

Sin embargo, los plazos para resolver dicha contingencia habrían transcurrido ya, según establece una instrucción de la Subsecretaría de Defensa que dicta las normas sobre la determinación y el control de las bajas temporales.

A esa objeción, el sargento habría respondido: "Muy fácil, el médico ha puesto otro código ya", según revelan las mismas fuentes.

Los hechos

Fue hace dos años y medio, el 28 de noviembre de 2018, cuando el soldado en cuestión sufrió un accidente en el trabajo. Ese percance le provocó un corte a la altura de la base del tendón de Aquiles del pie derecho. Le evacuaron de urgencia a la Clínica Cemtro de Madrid. 

Tras multitud de consultas a distintos especialistas, el soldado ha ido teniendo sucesivas recaídas y no acaba de recuperarse. La última de ellas, el pasado mes de febrero. Anda con muletas y no puede realizar desplazamientos sencillos con normalidad. 

La asociación Militares y Reservistas Red 45+ denuncian el "desconocimiento" que de las normas sobre el control de bajas temporales para el personal militar se percibe en este caso. Recuerdan que la Instrucción 77/2018, de 29 de noviembre de 2018 establece que el militar en situación de baja médica "percibirá el 100% de las retribuciones básicas y complementarias, correspondientes a sus retribuciones ordinarias desde el mes de inicio de la incapacidad temporal". 

En las llamadas del sargento al soldado en situación de baja médica, la asociación asegura que el superior realizó comentarios como los siguientes: "¿Qué, ya te la estás pelando con un mono eléctrico, cabrón?", "¿Tienes los huevos de decírmelo, pedazo de hijo de puta?", "¿No me digas eso, cabrón?", "¿Qué pasa, delincuente?".

Desde Red45+ aseguran que estos comentarios podrían constituir faltas graves recogidas en la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, al considerarse "extralimitaciones en el ejercicio de la autoridad o mando", pues pueden suponer "vejación", "menosprecio" y "abuso de superioridad jerárquica".