La Policía Nacional acaba de detener a dos personas, una de ellas menor de edad, por agredir violentamente a una agente de la Policía Nacional durante las protestas de la semana pasada tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. Esa noche, la jornada de disturbios se saldaba con 19 personas detenidas y un total de 55 heridos. 35 de ellos, policías.

Noticias relacionadas

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de febrero. La agente, una oficial de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), retrocedía ante la embestida de los manifestantes junto a un grupo de compañeros de su unidad. 

En ese momento, los detenidos, integrados en la turba, le arrojaron un patinete eléctrico, con el cual la agente se tropezó. Tras perder el equilibrio y precipitarse al suelo varios de los atacantes se abalanzaron sobre ella y comenzaron a golpearla de forma repetida y violenta con un palo de madera. 

Investigación

La investigación ha corrido a cargo de la Jefatura Superior de Policía Nacional de Madrid, según relatan fuentes policiales a EL ESPAÑOL. Gracias a las indagaciones de la brigada de Información, así como a los vídeos grabados con las cámaras desde el helicóptero que planeaba aquella tarde en el centro de la ciudad, se han podido identificar a los detenidos.

El vídeo fue difundido por multitud de canales de los agentes de la Policía Nacional. En él se puede observar como uno de los dos detenidos, de 17 años de edad, le lanza el patinente al contingente policial.

La secuencia prosigue con el otro presunto autor de la agresión, de 38 años de edad, sacudiéndole a la oficial con un tablón mientras esta permanece tumbada en el suelo.

Violencia y agresividad

Durante la convocatoria se produjeron disturbios con rotura de mobiliario urbano, daños en establecimientos comerciales, lanzamiento de objetos y ataques físicos a los agentes que se formaban parte del dispositivo policial.

Antes de que se iniciaran los destrozos, los efectivos policiales ya cacheaban a todo aquel que accedía a la Puerta del Sol para participar en la protesta. Hallaron de todo en los registros. Alguno de ellos iba armado con cadenas, y a otros se les llegó a requisar botes de spray de pimienta ocultos bajo las cazadoras.

Los detenidos han pasado, como aquellos arrestados durante la misma noche, a disposición judicial. La investigación continúa abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.