Un brote de 53 militares contagiados por coronavirus se ha expandido en las últimas jornadas entre las tropas de las Fuerzas Armadas desplegadas desde el pasado mes de noviembre en El Líbano. La cadena de contagios se ha producido en el contingente que compone la misión Libre Hidalgo, ubicada en la Base Cervantes, en ese país del Oriente Medio. 

Noticias relacionadas

Tal y como ha podido confirmar EL ESPAÑOL a través de fuentes del Estado Mayor de la Defensa (EMAD), ese más de medio centenar de casos serían asintomáticos. Presentan síntomas leves. Desde el EMAD confirman que siguen confinados y siguiendo las pertinentes instrucciones sanitarias para garantizar su aislamiento.

Sin embargo, los datos recabados por la Asociación de Tropa y Marinería (ATME) incrementarían en cierta medida el brote hasta los 60 casos entre los efectivos desplegados que se habrían infectado hasta el momento. 

Esas mismas fuentes apuntan, además, que el Ministerio de Defensa no habría adoptado allí las medidas correctoras pertinentes: "Cierre de comedores comunes, gimnasios, cafeterías".

De ese modo, militares españoles desplegados en misiones internacionales, vuelven a estar confinados por el avance de la Covid-19, tal y como sucedió hace algunas semanas en la misión de las Fuerzas Armadas desplegadas en Letonia, donde decenas de militares fueron aislados tras contagiarse hace semanas. Lo mismo ocurrió en el buque Hespérides de la Armada, que no pudo llevar a cabo su travesía rumbo a la Antártida al encontrar 35 efectivos infectados en la embarcación.

ATME ha solicitado información a Defensa sobre personal enfermo o aislado por contacto estrecho durante los últimos meses en los diferentes contingentes, así como las razones de que no se esté vacunando a este personal o aquellos que se están desplegando, a pesar de poder remitir las vacunas y existir personal sanitario que podría inyectar la segunda dosis en zona de operaciones.

Militares sin vacunar

Uno de los casos en este sentido fue revelado hace una semana por EL ESPAÑOL.  Un centenar de soldados del Ejército del Aire habían sido desplegados en los últimos días en una misión que acababa de comenzar en Rumanía sin haber recibido la vacuna contra la Covid-19 antes de su partida, contraviniendo así el protocolo establecido por el Ministerio de Defensa

Las normas del Ministerio imponen que el personal destinado a operaciones internacionales es grupo prioritario a la hora de recibir inmunidad frente al coronavirus. En el caso de la misión del Líbano, como los soldados llegaron en diciembre todavía no ha habido ocasión de administrarles las dosis pertinentes. 

ATME exhorta además a Defensa para que cambie su política informativa y dar órdenes claras, concreta y precisas a sus jefes de contingentes desplegados para que su máxima preocupación, simultáneamente a la misión encomendada, sea la protección de sus integrantes a través de unas medidas que eviten actos, desfiles o actividades innecesarias.