Cuando apenas quedan dos semanas para acudir a las urnas, las elecciones catalanas del 14 de febrero se enfrentan a un escenario incierto. La campaña va a ser absolutamente decisiva.

Noticias relacionadas

Según el último sondeo realizado por SocioMétrica para EL ESPAÑOL, Junts per Catalunya (JxCat), el Partido Socialista Catalán (PSC) y Esquerra Republicana (ERC) empatarían en votos. Representando, aproximadamente, un 20% del electorado cada uno de ellos.

Así, Junts toma una leve ventaja con un 20,4% de los votos y 32 escaños frente al 20,3% del PSC y el 19,4% de ERC. Se ratifica la dinámica descendente de ERC, que consiguió 32 escaños en 2017 y ahora baja de la treintena, frente a un incremento de los socialistas que amortiguan el ‘subidón’ del efecto Illa.

Aunque la intención de voto hacia el candidato y exministro de Sanidad, Salvador Illa, se habría desacelerado, su presencia sigue siendo un sinónimo de éxito. El PSC pasaría de los 17 escaños y de una intención de voto del 13,9% al 20,3% y 29 escaños.

Por otro lado, Ciudadanos, que ganó los comicios en 2017, caería de los 36 a los 14 escaños, con un 11% de los votos.

Según esta encuesta, Partido Popular (PP) y Vox empatarían en el número de parlamentarios (7). Aunque, por electores, ganarían los de Santiago Abascal. El PP obtendría el 5,5% de los votos frente al 6% de Vox.

Además, la CUP crecería de los 4 escaños obtenidos en 2017 a los 8 diputados que obtendría el próximo 14-F, según el sondeo de SocioMétrica para EL ESPAÑOL. Y Catalunya en Comú Podem (Podemos) lograría un diputado más, hasta alcanzar los 9.

El CIS conocido este mes de enero también colocaba a Illa como uno de los favoritos de los comicios del 14-F y a Vox por delante del PP. A diferencia de esta encuesta, el CIS sí sitúa a ERC por encima de Junts.

Opciones de Gobierno

En lo que se refiere a la suma del Gobierno, las aspiraciones del candidato socialista de gobernar con Podemos siguen siendo imposibles. La suma que sí tendría más opciones es la de un tripartito entre el PSC, ERC y Podemos liderado por Salvador Illa. Aunarían los 70 escaños, rebasando de esta forma la mayoría absoluta.

Aun así, y existiendo la posibilidad, raro sería que ERC no prefiriera liderar Cataluña con el bloque independentista. Junts, ERC y la CUP sumarían 69 escaños. Algo justo, pero lo suficiente para superar los 68 necesarios en la Cámara catalana para obtener la mayoría.

Así las cosas, los separatistas necesitan de la CUP o de Podemos para mantener la Generalitat. Ambos partidos podrían ser la llave para una legislatura conjunta de Laura Borrás (JxCat) y Pere Aragonés (ERC). La única diferencia es que con la CUP llegarían a la investidura con un número de escaños (69) algo más justo que con Podemos (70).

También sería imposible un gobierno del PSC, PP y Ciudadanos. Ni con los votos a favor de Podemos y Vox. Entre los cinco, sumarían 66 escaños. Con todo ello, y aunque los números cuadraran de cara al 14-F, el pacto se tornaría imposible tanto por Santiago Abascal como por Pablo Iglesias, que lo rechazan de plano.

Según la encuesta de EL ESPAÑOL, se confirma el cambio radical del Parlamento catalán con respecto a hace cuatro años. La caída de Ciudadanos y el crecimiento del PSC marcan un cambio que se complementa también con la aparición de Vox y la CUP doblando escaños (de 4 a 8).

En la lucha entre JuntsxCat y ERC las cosas quedarían igualadas, pero con menos escaños. Del resultado de las elecciones de diciembre de 2017, en las que los de Oriol Junqueras (ERC) consiguieron 31 escaños, pasarían ahora a obtener 29. Aun así seguirían por detrás del equipo de Carles Puigdemont (JxCat) que lograría tres asientos más que ERC, 32. Dos menos que en los anteriores comicios.

Transferencia de votos prevista para las elecciones de Cataluña del 14-F. Ana Blanco.

Transferencia de voto

Ciudadanos es el partido que más cantidad de voto perdería el 14-F. La encuesta refleja cómo la papeleta que fue para Inés Arrimadas en 2017 ahora se posicionaría del lado de Salvador Illa (un 13,8%) y del candidato de Vox, José Ignacio Garriga (18,4%).

Aun así, el voto de Ciudadanos es el que más dudas genera entre sus antiguos electores, el 21% de los mismos ahora mismo se abstendría.

José Ignacio Garriga obtendría pues sus siete escaños gracias a Ciudadanos y el PP. El 35,2% de los votos que en los comicios del 2017 fueron para los de Pablo Casado ahora cambiarían de arcén y viajarían del lado de Santiago Abascal.

En el resto de partidos, la transferencia del voto no es tan acusada aunque sí hay una gran cantidad de abstenciones. Aproximadamente el 10% de los votantes de Junts, Podemos y la CUP se abstendrían en los comicios electorales del 14-F. 

Ficha técnica

Metodología: tracking de 200 encuestas diarias desde el 18 de enero tipo CAWI a través de la plataforma Gandia Integra (c) autoponderadas en las cuatro provincias catalanas mediante 3 estratos de tamaño municipal en cada una, por sexo y edad prediseñado en panel.

Las respuestas se ponderan en segunda fase mediante iteracción por sexo, edad y situación laboral según datos INE (incluye ERTE). En fase 3 se realiza una postponderación cruzada por recuerdo de voto en autonómicas Dic17 y generales de Nov19. El estadístico de convergencia para el total nacional es del 97% (margen de error es <3%). Sociometrica es miembro de Insight Analytics.