A la espera de la ratificación en el Senado, Pedro Sánchez ya tiene sus primeros Presupuestos Generales del Estado, que recibían este jueves un amplio apoyo en el Congreso. 188 votos de media en todas las secciones (no había una votación conjunta) de hasta once formaciones políticas distintas.

Noticias relacionadas

Un apoyo numérico casi sin precedentes, como subrayaba en rueda de prensa, al término del debate, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Mayor incluso que el logrado por algunos gobiernos con mayoría absoluta, como fue el caso del primero de Mariano Rajoy. 

El éxito del presidente del Gobierno se cimenta en el apoyo del llamado "bloque de la investidura" con ERC, el PNV y Bildu como grupos más importantes que dan el sí a las Cuentas Públicas. Sin embargo, y a preguntadas reiteradas de los informadores, la ministra Montero evitaba calificar como "socios preferentes" a ERC y Bildu. "No soy muy amiga de los adjetivos" afirmaba, aunque sí reiteraba la consideración de los peneuvistas como "socio prioritario" del Ejecutivo de coalición entre PSOE y Podemos.

En cuanto a Ciudadanos, que a pese a sumarse en un primer momento al bloque de la mayoría en el rechazo a las enmiendas a la totalidad, finalmente ha rechazado los Presupuestos, la portavoz del Gobierno atribuía el giro de los de Inés Arrimadas a "razones políticas que nada tienen que ver con las Cuentas Públicas", en referencia a su oposición a la exclusión del castellano como lengua vehicular en la Ley Celaá de Educación. Y todo ello ante la inminencia, argumentaba, de las próximas elecciones catalanas, que tendrán lugar en febrero.

"Sólo es responsabilidad de Ciudadanos haber quedado fuera de esta votación" afirmaba Montero, quien enfatizaba que los Presupuestos "eran apoyables por Ciudadanos". Igualmente, Montero trataba de marcar distancia con ERC y Bildu afirmando que en la negociación presupuestaria no ha sido "objeto de debate" precisaba, "la concepción de España". 

La "hipocresía" del PP

La titular de Hacienda, además, acusaba de "hipocresía" a los grupos del centroderecha por haberles afeado el pacto con los independentistas catalanes y vascos mientras que en las votaciones de este jueves PP, Vox y Ciudadanos han apoyado una veintena de enmiendas presentadas por ERC y Junts Per Catalunya. Una de ellas para limitar la subida del IVA a las bedidas azucaradas y edulcoradoas, dejando fuera de esa categoría a las lácteas. 

Por su parte, la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, acusaba a Sánchez de haber entregado a ERC y Bildu durante la negociación todo por lo que "los españoles han luchado". En referencia, explicaba, al acercamiento de presos de ETA al País Vasco que se ha producido en las últimas semanas, a la exclusión del castellano en la reforma educativa y a la reforma del Código Penal para modificar el delito de sedición para incorporar en su tipificiación que se tenga que producir con armas. 

Si todo transcurre como tiene previsto el Gobierno, los Presupuestos se debatirán la semana próxima en la Cámara Alta para volver al Congreso el próximo 29 de diciembre y recibir la ratificación final del proyecto. Justo a tiempo de entrar en vigor, como es preceptivo, el uno de enero. Serán las primeras Cuentas Públicas desde las de Rajoy y Montoro en 2018, con las que Sánchez ha gobernado hasta ahora tras la prórroga de las mismas.