Quién le iba a decir a Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, que un día iba a convertirse en mascarón de proa de la causa gay y de la segunda República. La vivienda familiar que el dirigente político tiene en el municipio asturiano de Castropol ha amanecido con las banderas LGTBI y de la República Española colgando de su fachada. Pero, evidentemente, no ha sido él el que las ha colocado ahí, ha sido un desconocido durante la noche de San Juan.

Noticias relacionadas

El hecho ha causado revuelo en las redes sociales. Por un lado, porque las banderas representan los ideales contrarios a los que Vox defiende. Por otro, porque justo ha sucedido en una vivienda que se ha rodeado de polémica desde que EL ESPAÑOL publicó las irregularidades catastrales que hay en el inmueble.

Según publicó este diario a mediados del mes de mayo, esa casa figura en el catastro municipal como almacén de uso industrial, a pesar de que Javier Ortega Smith la utiliza desde hace años como segunda vivienda, de uso residencial. Además, en su Declaración de Bienes y Rentas del Congreso de los Diputados asegura ser propietario del 14,% mientras que, según la nota del registro a la que ha accedido este diario, en realidad es dueño del 100%.

La noticia de las banderas ha sido amplificada cuando el propio presidente de Vox, Santiago Abascal, ha criticado los hechos. “Mientras otros se victimizan por unas caceroladas y tienen sus casas blindadas por decenas de agentes… las casas de los familiares de Ortega Smith sí son asaltadas y allanadas”, ha dicho Abascal, en Twitter, en referencia a la protección que la Guardia Civil ha desplegado en el chalé del vicepresidente, Pablo Iglesias.

“Contra Vox vale todo. Están empeñados en que esto acabe mal”, ha añadido. Por su parte, Ortega Smith no ha hecho comentarios al respecto y se ha limitado a retuitear a Abascal.

Datos públicos del Catastro en los que se establecen los usos del inmueble. E.E.

Sin causar desperfectos

El almacén utilizado por Ortega Smith como vivienda es una antigua fábrica de conservas que antaño era propiedad del padre del político, Víctor Manuel Ortega Pérez. Tras años de actividad industrial, la misma cesó y fue reconvertida en varias viviendas. Sin embargo, esa conversión no se recogió en el catastro.

La vivienda está localizada en Figueras, un concejo de 600 habitantes perteneciente al municipio asturiano de Castropol. De ahí era el padre de Ortega Smith, ya fallecido, y hasta ahí suele ir el político a veranear. Es habitual verle tanto ahí como en las localidades vecinas, como la de Ribadeo. Más allá de la publicación de este diario, los vecinos de Castropol están acostumbrados a verle ahí. La de Ortega se trata de una casa de dos plantas y 113 metros cuadrados.

Tras el acto de colocar las banderas esta noche de San Juan, se ha podido demostrar que la vivienda no ha sufrido ningún tipo de daño ni desperfecto. El alcalde de Castropol, el socialista Francisco Vinjoy, ha asegurado que la Policía Local está analizando la situación pero que no hay ningún indicio que apunte a quiénes han podido ser los posibles autores. Por otro lado, al regidor municipal no le consta que se haya puesto una denuncia por los hechos.

Que la bandera gay ahora ondee sobre la casa de Ortega Smith recuerda inevitablemente a cuando Santiago Abascal se erigió en el Congreso de los Diputados como defensor de la causa gay y acusaba a Pedro Sánchez de odiar a los homosexuales. “Le ruego que abandonen ese odio histórico de la izquierda a los homosexuales”, dijo Abascal a principios de mayo. “La gente debe poder amar a quien quiera, señor Sánchez, y debe ser muy duro para los homosexuales que ustedes sigan rindiendo homenaje a sus perseguidores y a sus asesinos”, añadió.

Entrada a la vivienda. E.E.

La vivienda, investigada

Al margen de la anécdota de la bandera, la vivienda de Ortega Smith le podría traer al político más de un quebradero de cabeza. Días después de que este diario publicara la noticia de las irregularidades, Podemos en el Principado de Asturias registró tres escritos para esclarecer la situación del inmueble. Uno de ellos fue dirigido al Gobierno del Principado, otro al Ayuntamiento de Castropol y, el tercero, a la Consejería de Infraestructuras asturiana.

En los tres, que fueron registrados el viernes 22 de mayo, solicitan información tal como las licencias de obras y las inspecciones que se han realizado. El objetivo es dilucidar si todo se ha hecho conforme a la legalidad y piden que, si no ha sido así, se actúe de la manera que corresponde.

“Una vez que ha aparecido esta noticia se tiene que hacer la comprobación de si hay o no una ilegalidad”, explicaba el secretario general de Podemos en Asturias, Daniel Ripa, en el parlamento autonómico. “Además, el secretario general de Vox debería dar explicaciones públicas. Es un alto cargo representativo en nuestro país y le solicitamos que las lleve a cabo. Es extraño dar lecciones de ética al resto de fuerzas políticas y no explicar las cosas que afectan a uno mismo”, añadía.

Por otro lado, el gobierno municipal de Castropol ordenó investigar también la situación urbanística de la casa. Fuentes municipales contaron a la prensa local, a finales de mayo, que el Ayuntamiento llevaría a cabo una revisión de los documentos en los que figura la situación de la vivienda.