El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha recibido este miércoles el alta hospitalaria tras haber pasado 12 días en un hospital del centro de Madrid. El político tuvo que ser ingresado de urgencia el pasado sábado 9 de mayo. Tras haber superado el coronavirus, a Ortega Smith le aparecieron una serie de complicaciones en la pierna izquierda y en los pulmones que acabaron siendo trombos.

Noticias relacionadas

Al igual que con su ingreso, ha sido él mismo quien ha comunicado su alta. Lo ha hecho a través de las redes sociales en la tarde de este miércoles. Todo este tiempo, el número dos de Santiago Abascal ha estado en el Hospital La Milagrosa de la capital, un centro privado que antiguamente pertenecía a la Iglesia y que fue creado en 1944 como una residencia para pobres.

“Tras 12 días ingresado de urgencias en el hospital La Milagrosa (Vithas), gracias a Dios, hoy me han dado el alta, habiendo evolucionado favorablemente el tratamiento contra los distintos trombos en pierna y pulmones provocados como consecuencia del coronavirus”, ha publicado Ortega Smith en su cuenta de Twitter.

Smith, junto al equipo que le ha atendido estos días en el Hospital La Milagrosa. E.E.

También ha querido aprovechar la situación para agradecer la labor de los sanitarios que le han atendido. "Deseo hacer público mi más sincero y afectuoso agradecimiento a todo el personal sanitario y directivo de este hospital, por su trato humano y profesional inmejorable", ha comentado. "Gracias de corazón por haberme salvado la vida", ha añadido.

El pasado sábado 9 de mayo, tras acudir a las celebraciones institucionales de Madrid por el día de la Unión Europea, Smith sintió una hinchazón en el gemelo izquierdo y decidió acudir al hospital para revisarlo. Ahí confirmaron sus temores, le dijeron que se trataban de trombos y decidieron ingresarlo. El secretario general de Vox, sin embargo, no hizo la noticia pública hasta varios días después, el martes 12.

Este ingreso suponía el último de los golpes que ha recibido el número dos de Vox desde el 10 de marzo, cuando se confirmó que se había contagiado de coronavirus. Entonces, se conoció que había estado de viaje en Milán y Vitoria -ambos epicentros del virus-. Se vio también cómo había participado en el congreso de Vox en Vistalegre, el 8 de marzo, con síntomas evidentes de estar infectado y poniendo en riesgo la salud de los que le rodeaban. Todo esto le ha pasado factura en lo político. Al estar fuera de juego durante un mes, ha visto cómo compañeros de su formación, como Macarena Olona, han copado el protagonismo que antes tenía él.

Sin embargo, durante este último ingreso, Javier Ortega Smith no ha estado tan desaparecido como la vez anterior. Este mismo martes 19 de mayo publicaba un vídeo desde la ventana del hospital en el que alentaba las caceroladas de protesta contra el Gobierno que desde hace días se vienen sucediendo a las 21.00 horas. “Me encantaría poder estar fuera del hospital con todos vosotros, de momento me conformo con poder escucharlo desde la ventana de mi habitación. Mucho ánimo, sin rendirse por nuestra libertad”, publicaba, y remataba con un “Fuerza España”.