El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, no ha querido dar fechas del inicio de las distintas fases de desescaladas cómo sí ofreció este martes el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez. "No es prudente ni sensato", ha afirmado, advirtiendo que "hay horquillas amplias en el plan". 

Noticias relacionadas

En rueda de prensa tras la reunión del Comité Técnico de Gestión del coronavirus, Simón ha explicado que en la propuesta del plan de descalada "no hay fechas exactas" y que la evolución de la pandemia del coronavirus en los distintos territorios "es diferente" y, por lo tanto, no se puede depender de una fecha para cumplir un calendario previo. "Dar fechas concretas desde el punto de vista de los técnicos que hemos participado en este documento no sería prudente ni sensato. Hay que valorar la situación en cada momento y tomar las decisiones a medida que va cambiando", ha dicho.

Simón ha señalado que "la gran mayoría del territorio español está ahora mismo en la fase 0" y ha insistido en que "lo más prudente" en este momento es no dar fechas, ya que "por mucho que tengamos documentos previos hay que adaptar la información" a la realidad de cada provincia. 

Indicadores para pasar de fase

Acerca de los indicadores para pasar de fase, Simón ha explicado que el umbral de transmisión debe estar por debajo de uno y que la provincia debe tener capacidad de respuesta sanitaria ante un posible brote. En este sentido, ha dejado claro que no habrá indicadores únicos y umbrales prefijados como estos dos, sino otros más, como "si se pueden tener los mecanismos para garantizar que las medidas de control se cumplen o que los sistemas de información tengan la calidad adecuada". "Tenemos que hacer una valoración conjunta. Sería temerario plantear un único indicador con un único umbral. Estamos estableciendo la relación que tiene que darse entre estos umbrales", ha afirmado.

Simón no se ha aventurado a adelantar qué provincias o comunidades autónomas están mejor preparadas para iniciar la desescalada y pasar a la fase 1 el próximo lunes 11 de mayo, fase que no todas las regiones alcanzarán ese día.  

Tampoco ha explicado cuántas personas se va a considerar como grupo. "No se lo puedo decir, pero lo que sí puedo es decirles que cuanto mejor apliquemos las medidas que reducen el riesgo de transmisión individual, mejor y más rápido podremos pasar de una fase a otra", ha dicho. Tampoco sobre los grupos de edad que este sábado podrán salir a pasear así como qué se considera "personas mayores". "La letalidad a partir de 70 y 80 es alta. No sé cómo va a quedar aún el documento final de la movilidad, pero se considerará toda la información estadística que tenemos sobre grupos vulnerables", ha afirmado, para insistir en que "el comportamiento de toda la población es clave".

Descarta obligar al uso de mascarilla

Fernando Simón ha descartado por el momento que el Ministerio de Sanidad obligue a utilizar de forma generalizada las mascarillas como mecanismo de prevención frente al COVID-19, aunque ha puntualizado que sí establecen una "fuerte recomendación" de su uso.

Ha defendido que España, "con algunas excepciones", cuenta con equipos de protección individual "para todo el mundo", y se encuentra también "acumulando reservas" para la fase de transición. "Tenemos suficiente stock pero tenemos que utilizarlos correctamente", ha argumentado.

Pese a que ha reconocido que el uso de mascarillas "puede reducir mucho la transmisión de la enfermedad", Simón ha optado por posicionarse en contra de su uso obligatorio a nivel general, aunque ha admitido que "el debate no está cerrado". "No todo el mundo puede usarla, como personas con problemas respiratorios, otras sufren crisis de ansiedad cuando las utilizan, hay otros profesionales que por su nivel de alta actividad física pueden no tener la opción, con los niños no es fácil que las usen correctamente... Con lo cual, una norma con todas estas excepciones, que en muchos casos son difíciles de probar, es complicada", ha reflexionado.