En cuanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apareció en su última comparecencia, muchos españoles se hicieron la misma pregunta: ¿Y yo, cuándo podré salir a la calle? El líder del Ejecutivo comunicó, entre otras medidas, que planeaba prolongar el estado de alarma hasta principios de mayo y que los niños, sin especificar realmente quién ni cómo, podrían empezar a salir del confinamiento a partir del 27 de abril. Pero Sánchez también habló del desconfinamiento general de la población, paulatinamente, de manera asimétrica y por zonas. Sánchez hablaba de distintos estados de alarma.

Noticias relacionadas

Tras este anuncio, varios presidentes y presidentas de las distintas comunidades autónomas aprovecharon su reunión del domingo con Sánchez para trasladarle cómo consideran que se debe llevar a cabo dicha desescalada. Entre ellos, el presidente de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, trasladó que en su comunidad el fin del confinamiento debería empezar por la provincia de Almería, ya que es la que presenta menor incidencia del coronavirus. Bonilla subrayó que Almería es la que presenta menor tasa de contagios por cada 100.000 habitantes.

Tomando esa más que probable forma de actuar, EL ESPAÑOL ha analizado los contagios por coronavirus que hay en cada provincia del territorio español, según los últimos datos ofrecidos este lunes por el Ministerio de Sanidad, calculando la tasa de contagiados en activo por cada 100.000 habitantes. El resultado del cálculo permite ver en qué situación se encuentra cada provincia en esta lucha contra la pandemia, cuáles son las más afectadas y cuáles las menos, y a dónde mirarán primero las autoridades para diseñar la salida escalonada.

En ese sentido, las primeras provincias en salir del confinamiento serán previsiblemente las dos que componen el archipiélago canario. Cada isla, por individual, tiene una tasa de contagios en activo muy por debajo del resto de España. Después de ellas vendrán las provincias que componen Andalucía. En el otro lado, las últimas provincias en salir del confinamiento serán Ciudad Real, Segovia y todas las que forman Castilla-La Mancha.

Pioneras en el desconfinamiento

Para arrancar, hay una paradoja. Si bien el primer caso de coronavirus conocido en españa fue en La Gomera, las islas del archipiélago han tenido una incidencia del virus relativamente pequeña. La región menos desfavorecida de España ha sido El Hierro, con tan sólo un contagiado que ya ha sido dado de alta. Esto convierte a la isla en la primera candidata para liderar el desconfinamiento.

Tras ello, le seguirán Fuerteventura (con sólo 4,89 contagiados por cada 100.000 habitantes), La Gomera (con 9,05), Gran Canaria (que escala a 27,03) y Lanzarote (32,45). Una vez desconfinados algunos de los ciudadanos canarios, las dos siguientes provincias en salir serán Almería, tal y como recomendaba Bonilla, con una tasa de 37,92 contagiados por cada 100.000 habitantes y Huelva, con 42,89.

Después, la desescalada cruzará el estrecho de Gibraltar y liberará a la ciudad autónoma de Ceuta (44,8) y volverá a Canarias para que puedan salir los habitantes de La Palma (54,25). En esta etapa saldrán también de Baleares (52,69), aunque no se ofrecen datos por isla, y Murcia (59,14). Con el desconfinamiento de estos últimos, seguirán las provincias andaluzas de Cádiz (63,03) y Córdoba (67,1) para pasar a Melilla (72,02).

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante la reunión de este domingo con Sánchez. EFE

También serán agraciados en esta primera fase de desescalada la provincia de Badajoz (75,99), en Extremadura, y Alicante (78,46), en la Comunidad Valenciana. Finalmente, acabarán saliendo dos de las provincias restantes que quedaban en Andalucía: Sevilla (85,03) y Málaga (87,69).

Las segundas en salir

Tal y como se puede ver, las provincias que antes saldrán, y por ende las menos afectadas por el coronavirus, son las que se encuentran en el sur del país. Sin duda, las provincias más dañadas por el coronavirus son aquellas que se encuentran en la zona centro-norte. Lo que aún no se sabe es si, por ejemplo en el caso de Andalucía, dos provincias limítrofes se encuentran ya liberadas se reestablecería el transporte entre ambas. Si bien Pedro Sánchez, en la misma comparecencia del sábado, expresó sus deseos de que los españoles pudieran disfrutar de cierta movilidad de cara al verano, esto sigue siendo una incógnita. Todo dependerá de los ya celebérrimos expertos sanitarios.

Tras ese primer grupo, la primera provincia en salir será Valencia, que tiene 101,37 contagiados por cada 100.000 y le seguirá Castellón, con 129,28. Con esto, la Comunidad Valenciana será la segunda en ser completamente liberada tras Canarias. El problema en la comunidad litoral es que hay numerosos contagiados que no han sido asignados a una provincia concreta y el total de contagiados asciende a 9.869 según las últimas cifras. Este desfase podría retrasar el desconfinamiento de los ciudadanos de las tres provincias valencianas.

A la Comunidad de Valencia le seguirá el desconfinamiento del resto de Andalucía con Granada (132,77) y Jaén (con 143,51). Después vendrá la salida de los ciudadanos del Principado de Asturias (151,56), Huesca (175,07) y Zamora (187,34).

Después del segundo grupo, llegará el momento de las provincias que tienen entre 200 y 300 contagiados en activo por cada 100.000 habitantes. Es importante notar que el dato son los contagiados en activo ya que demuestran el estado actual de la pandemia. Si se analizara el histórico de contagiados podría dar lugar a cifras desfasadas ya que no todas las provincias y comunidades se encuentran en la misma fase de propagación.

Así, los siguientes en salir serían Burgos (212), Cantabria (216,11), León (220,81), Zaragoza (238,16) y Teruel (266,77). Con estas dos últimas provincias también habría salido al completo la comunidad de Aragón. La siguiente provincia sería Palencia (266,6).

Un 'rider' en la madrileña Gran Vía, sin apenas gente. EFE

Siguiendo esta regla, ya le tocaría desconfinarse a la Comunidad de Madrid. A pesar de ser una de las más golpeadas, con 56.963 contagiados en total y 7.351 muertos, presenta una tasa de 267,94 infectados por cada 100.000 habitantes. El problema de esta provincia es que la ciudad, al igual que el resto de grandes urbes, tiene una densidad poblacional que sirve de caldo de cultivo perfecto para un segundo brote. Por ello, habrá que ver si las autoridades establecen un criterio distinto para estos casos.

En esta misma etapa también tendrían cabida las provincias de Galicia y País Vasco. A pesar de que la Xunta gallega no ofrece datos por cada provincia, la tasa general de la comunidad es de 227,59 contagiados por cada 100.000 habitantes. Esta cifra la situaría junto a otras provincias como la de Madrid. Con País Vasco pasa algo similar; el Gobierno regional no especifica el lugar en el que se producen las recuperaciones, por lo que la única cifra actualizada es la tasa de 227,41 contagiados por cada 100.000 en el conjunto de las provincias.

Los últimos en salir

A partir de aquí ya empiezan a aparecer las provincias que más tardarán en ver el desconfinamiento, con Segovia y Ciudad Real como últimas de todas. Su cercanía a Madrid puede servir para explicar por qué han sido tan golpeadas por el coronavirus. Las primeras de este grupo negro en palpar la salida gradual serán Valladolid, con 350,86 contagiados por cada 100.000, Cáceres (con 373,78) y Ávila (376,02).

En esta fase también saldría Cataluña, la segunda comunidad autónoma más golpeada por el coronavirus después de la de Madrid. La Generalitat catalana, igual que Galicia y País Vasco, tampoco ofrece cifras exactas por provincia, lo que podría llevar a que unas se libren del confinamiento antes y otras después. Con todo ello, la tasa de contagiados actualmente en Cataluña es de 313,68 por cada 100.000 habitantes. A ellos les seguiría la provincia de Salamanca (con una tasa de 458,86).

Después de Salamanca ya vendrían las provincias que peor lo tienen de toda España. Todas ellas muestran una elevadísima tasa de contagios en activo con más de 500 por cada 100.000 habitantes. Esto no tiene por qué significar que el sistema sanitario de cada una sea peor. Se puede deber, por ejemplo, a que todavía no hayan llegado al pico máximo de contagios y todavía se encuentren en una fase de crecida. Con todo ello, eso implica igualmente que tardarán más en probar el desconfinamiento gradual y asimétrico propuesto por el presidente del Gobierno.

En este último grupo se encuentran todas las provincias de Castilla-La Mancha. Al igual que en otras comunidades, la Junta castellanomanchega no comunica el lugar en el que se producen las altas, por lo que es imposible saber el número actualizado de contagios. A pesar de todo ello, si se calcula la tasa teniendo en cuenta el histórico de la comunidad, la cifra sigue siendo muy elevada. Por ejemplo: mientras que Madrid tiene una tasa histórica de 845,86 casos por cada 100.000 habitantes en Ciudad Real la tasa llegaría a 1.282,47. Esto da cuenta de lo fuerte que ha golpeado la pandemia.

Una voluntaria de la DYA realiza una entrega de mascarilla a una mujer en la capital vizcaína. EFE

De todas formas, antes que Castilla-La Mancha, según el modelo, disfrutarían del desconfinamiento Navarra, con una tasa de 506,96, y La Rioja, con una de 511,91. Después, ya sí y teniendo en cuenta la tasa histórica, irían Guadalajara (555,16), Toledo (566,75) y Cuenca (669,79). Fuera de esta comunidad, le seguiría Soria (957,11) y volvería a terrenos castellanomanchegos para liberar a Albacete (967,11).

Las más golpeadas de toda España y, por ello, las últimas en salir serían Ciudad Real y Segovia. Esta última tiene una tasa de 1029,07 infectados por cada 100.000 habitantes. Y la cifra está absolutamente actualizada, por lo que no hay matices en torno a ella. Por último, y en último lugar de toda España, iría Ciudad Real, con una tasa elevadísima de 1.282,47. Si bien se trata de un histórico, las autoridades previsiblemente no dan el dato porque no lo tienen, por lo cual es la única cifra en la que basarse y es la provincia que peor parada sale de la pandemia. Ahora bien, ¿cuándo empezará la desescalada de las medidas de confinamiento, de la primera a la última?, se estima que a lo largo de este mes de abril y el mayo entrante, pero quién sabe.