Una de la estrategias que están adoptando los ladrones en las últimas jornadas es aprovecharse de la situación de crisis del coronavirus para asaltar a ancianos en sus casas. Los maleantes, disfrazados de personal sanitario, se hacen pasar por especialistas preocupados por la salud de las personas mayores, llaman a su puerta para, acto seguido, comenzar a desvalijarla. 

Noticias relacionadas

Esta es una circular que se ha comenzado a difundir en distintos canales policiales para advertir de este nuevo método de robo, aprovechando la situación de emergencia que se vive en distintos puntos de la península, con cierre de colegios y aislamiento de los contagiados para evitar la propagación.

"Les comunicamos que a consecuencia del virus que está afectando a toda la población, hay desalmados sin escrúpulos que están acudiendo a domicilios haciéndose pasar por personal sanitario, diciendo que les envían para hacer pruebas del coronavirus y que incluso van a desinfectar su casa", dice ese comunicado.

Lo que hacen, en realidad, no es sino llamar a su puerta para cogerles desprevenidos y sustraerle toda clase de objetos de valor. No es el único lugar en el que está ocurriendo este fenómeno, consecuencia de la potencial pandemia del Covid-19. A estas horas, también la Policía Local de Palma ha comenzado a alertar a los vecinos de la isla ante situaciones similares. 

También desde la Cruz Roja han querido advertir de lo que está ocurriendo para que nadie caiga en esa trampa y acabe abriendo la puerta a desconocidos. Es, al final, una nueva estrategia como las que suelen emplear habitualmente los ladrones a domicilio, aseguran fuentes policiales. 

"Ladrones disfrazados de médicos"

Nota que circula por Madrid advirtiendo de los falsos sanitarios del coronavirus.

"No es verdad, Sanidad no está enviando a ningún personal a domicilio. (...) Es una estafa, son ladrones". En la nota, distribuida en algunas comunidades de vecinos, se anima a los vecinos que vivan alguna situación de esas características a avisar cuanto antes a la policía. 

La estrategia que siguen consiste en llegar a las viviendas y ofrecer test sanitarios para detectar el Covid-19. Mientras tanto, Sanidad ha recomendado ir suspendiendo los eventos multitudinarios. El consejo que se está generalizando también es el de no acudir a grandes aglomeraciones y practicar, si resulta posible, el teletrabajo. 

Mientras tanto, en lugares como Vitoria o Logroño sí que son los miembros del cuerpo de Policía Nacional, ataviados y protegidos con trajes casi de astronauta, los que acuden a las casas de los afectados para entregar las notificaciones pertinentes. 

Son ellos, y no otros, cubiertos de guantes mascarillas y una especie de escafandras especiales, quienes entregan en mano las órdenes de cuarentena a los contagiados. Y lo hacen yendo domicilio a domicilio, casa por casa.