Los equipos de rescate e intervención desplegados frente a las costas de La Manga han logrado recuperar el cuerpo del comandante Eduardo Fermín Garvalena, piloto de la Patrulla Águila muerto este jueves.

Noticias relacionadas

Un portavoz oficial del Ministerio de Defensa ha comunicado que el funeral por el comandante se celebrará mañana, sábado, en la Academia General del Aire; una ceremonia que tendrá lugar en la intimidad.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se desplazará a San Javier para dar el pésame a los familiares del piloto. Los equipos y efectivos desplazados todavía continúan desplegados para completar la recogida de restos del avión.

El comandante Garvalena acumulaba más de 2.000 horas de experiencia en vuelo y había participado en misiones internacionales como Lituania o Djibouti. Su pericia le sirvió para entrar en la Patrulla Águila y ser el 'solo' de la unidad, el piloto llamado a realizar las piruetas más arriesgadas.

El Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, general Javier Salto Martínez-Avial, escribió un mensaje de condolencias por la muerte del piloto. El texto rezaba así:

Ha fallecido un aviador, un compañero, un miembro de nuestra familia. Uno de nuestros mejores hombres, el comandante Eduardo Garvalena ha caído en accidente de aviación en aguas cercanas al Mar Menor. Le pedimos a la Virgen de Loreto que le recoja en sus brazos y desde el cielo cuide de él y de su familia.

Pese a esta gran tristeza que nos embarga a todos, en el Ejército del Aire la vida sigue y debemos continuar cumpliendo nuestra misión. Hoy tenemos a cientos de aviadores en alerta, dando seguridad a España y ayudando al bienestar de los españoles. Además, para prepararnos para ello, estos días iniciamos el despliegue de uno de los ejercicios internacionales más importantes, el Red Flag, en el que el Ejército del Aire participa con más de 200 personas.

Os animo a todos a seguir trabajando con ilusión y profesionalidad, orgullosos de nuestra misión, orgullosos de vestir el uniforme del Ejército del Aire y honrando a todos los que nos han precedido y han fallecido desarrollando su trabajo en defensa de los españoles. Estoy seguro que desde el cielo seguirán estando también orgullosos del Ejército del Aire y de vernos cumpliendo nuestra misión.

Descansa en paz, Eduardo, descansen en paz todos nuestros caídos.