Un hombre tuvo que vivir una odisea para escapar del zulo en el que unos atracadores le habían encerrado tras atracarle en Villa de Vallecas (Madrid). Pasó 36 horas retenido en el agujero, similar a un búnker. Consiguió abrirse paso cavando un túnel con una pala y pidió ayuda en una gasolinera. Los delincuentes contaban con un historial activo: tres días antes habían asaltado a otra persona a la que le obligaron a sacar dinero en varios cajeros de la Comunidad de Madrid.

Noticias relacionadas

El episodio tuvo lugar el pasado 13 de diciembre. Los delincuentes asaltaron a la víctima, que circulaba a bordo de su vehículo, en un paso de peatones de Villa de Vallecas. Le obligaron a parar, se metieron con él en el coche y le dijeron que condujese hasta una vivienda.

Allí le desnudaron y le quitaron todas sus pertenencias. Acto seguido le arrojaron al zulo, una especie de búnker en el que no había luz. Durante 36 horas, la víctima se abrió paso a través de un túnel que cavó con una pala hasta que logró salir a la vivienda.

Allí no terminaron los hechos. La víctima golpeó la puerta durante horas hasta que logró abrirla. Se vistió con algo de ropa que encontró en la casa y huyó hasta una gasolinera en la que pidió ayuda.

"Agentes de Policía Nacional acudieron rápidamente al lugar comprobando la existencia de dicho búnker llevando a la víctima a dependencias policiales donde recibió asistencia sanitaria siendo trasladado posteriormente al hospital", detalla la Policía en un comunicado.

Otro asalto

Los investigadores de la Policía Nacional identificaron a los tres delincuentes y vincularon sus movimientos con otros hechos que habían tenido lugar tres días antes. En concreto, se les acusa de asaltar otro vehículo durante la medianoche: uno de ellos se puso delante del coche obligándole a parar, mientras que los otros dos golpearon al asaltado y lo metieron en la parte de atrás atado de pies y manos.

"Después de robarle su documentación, dinero y teléfono móvil le llevaron a varios cajeros de las localidades madrileñas de Villalba y Getafe donde le obligaron a retirar dinero en efectivo amenazándole de muerte sino colaboraba. Finalmente, ya pasado el mediodía, le abandonaron en la localidad de Torrejón de Ardoz con su coche", asevera la Policía Nacional.

Una vez localizados, los agentes detuvieron en los últimos días a estas tres personas por lo que pasaron a disposición de la autoridad judicial como presuntos responsables de los delitos de detención ilegal y robo con violencia e intimidación. Todos ellos han ingresado en prisión.