Entre las unidades de élite de las que disponen las Fuerzas Armadas destaca el Mando de Operaciones Especiales (MOE), con base en Alicante. Sus miembros son militares a los que se les encargan algunas de las operaciones de precisión quirúrgica que tiene que llevar a cabo el Ejército de Tierra. Ahora, el Ministerio de Defensa allana el camino para incorporar más mujeres a sus filas; en concreto, a unos grupos a los que ha bautizado como "equipos de capacidades especiales".

Noticias relacionadas

A la iniciativa se le ha bautizado con el nombre de MOE 35. Fuentes militares consultadas por EL ESPAÑOL detallan que el proyecto sigue los pasos a otros similares que hay en Europa o en otros países OTAN, como Estados Unidos. Con él se pretende dotar a los equipos de operaciones especiales de nuevas capacidades que servirán de apoyo a sus capacidades actuales.

Por capacidades físicas y psicológicas, el acceso a los grupos de operaciones especiales requiere la máxima capacitación de sus integrantes. No existe distinción alguna en las pruebas que realizan los aspirantes, sean hombres y mujeres. La mayoría de los que entran en sus filas, dados los elevados estándares físicos, son varones.

El Ministerio de Defensa ha diseñado un grupo de capacidades especiales dentro de esta sección de élite, como adelantó ABC, que abre las puertas a la presencia de más mujeres en sus filas. Su misión se basará en la Inteligencia Estratégica, con el objeto de obtener datos ante las operaciones críticas que afrontan las unidades.

A tal efecto, se ha diseñado una estrategia para dotar a estos grupos de apoyo de factores diferenciales que potenciarán su interacción con el entorno. Entre otros, se pretende que sean expertos en el manejo de lenguas locales. También habrá una mayor presencia de mujeres militares para potenciar las relaciones con la población femenina del escenario de operaciones.

"Conocimientos y habilidades"

"Estos equipos, compuestos por hombres y mujeres, dispondrán de conocimientos y habilidades destacadas, así como de una preparación muy definida en diferentes culturas, costumbres e idiomas locales, comunicación o negociación. Resultarán de especial utilidad en los cometidos de asistencia militar que España viene realizando en diferentes zonas de operaciones", detallan fuentes del Ministerio de Defensa.

Con tales fines, el Ministerio de Defensa ha decidido ampliar las capacidades del MOE. Apuntan a un "mayor capital humano y más tecnología de última generación". Las modificaciones se basarán en lecciones aprendidas de escenarios como Afganistán, Irak, Libia o el Sahel.

Un efectivo del Grupo de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra, en una imagen de archivo. ET

El nombre de MOE 35 no es casual. El horizonte está puesto en el año 2035, fecha que se ha marcado el Ejército de Tierra para culminar el proceso de adaptación en el que está inmerso. El objetivo pasa por adecuar las capacidades militares a los conflictos que se viven en dichos escenarios.

La visita oficial

Este jueves, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha visitado las instalaciones del Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra (MOE), ubicadas en el acuartelamiento Alférez Rojas Navarrete, en la localidad alicantina de Rabasa.

Una visita oficial en la que también han participado el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares; el jefe de Estado Mayor del Ejército, general de Ejército Francisco Javier Varela Salas, y por el jefe del Mando de Operaciones Especiales, general de Brigada Raimundo Rodríguez Roca.

En dicha visita, la ministra ha destacado el papel que desarrollan las unidades de operaciones especiales españolas en misiones de la OTAN y de la Unión Europea, y ha insistido en el proceso de transformación permanente al que están sometidas.

El MOE 35, ha aseverado, entra dentro de esos planes de adaptación al futuro.