El Vaticano mantiene su postura en relación con la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos tras la negativa del prior Santiago Cantera a autorizar la entrada en la basílica. La Santa Sede, puesto que "así lo han decidido las autoridades competentes", no se opone a la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo y "no hay nada más que añadir", según fuentes oficiales a la agencia Europa Press.

Noticias relacionadas

Mantiene así el criterio que ya reiteró el pasado septiembre, cuando el Supremo avaló por unanimidad la decisión de Gobierno de Pedro Sánchez de sacar el cadáver del dictador del Valle para su posterior inhumación en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio.

Tampoco ha cambiado de parecer, aunque en sentido muy diferente, el prior Cantera, que se rebela y no sólo contra el fallo judicial. En una carta enviada al Ejecutivo este miércoles, niega el acceso a la basílica, quedándose solo frente a todas las autoridades a las que se debe.

La primera de ellas es el Supremo, que ha tumbado el último intento de la familia del dictador y recordado que el prior no puede impedir la exhumación. La segunda es su congregación, la benedictina de Solesmes (Francia), que ha garantizado que "no irá contra la ley". También desobedece a la Santa Sede, cuya posición "se basa en el pleno respeto de la soberanía del Estado español y de su sistema legal".

A esto hay que añadir las polémicas manifestaciones de uno de los monjes de la abadía a la Cadena SER. Joaquín Montull, quien en ocasiones ha obrado de portavoz de los benedictinos que custodian los restos de Franco, ha dicho que "la Iglesia no es el Vaticano", sino "esos miles de españoles y también del extranjero que quieren que las cosas estén como están, como quiso Franco en un principio".

"La sentencia es clara"

La hostilidad desde el interior de la abadía sólo puede quedar en eso. Ante el fallo no cabe oposición. Pese a esto, Cantera, en su misiva al ejecutivo de Pedro Sánchez -difundida por eldiario.es-, amenaza con no ponerlo fácil: "El sometimiento a lo que los tribunales decidan no significa, en modo alguno, renuncia a los recursos que el Ordenamiento nos ofrece ante una violación de derechos fundamentales".

El Supremo respondió este miércoles a la familia Franco que su sentencia es "clara" y que no hace falta autorización de la Iglesia para entrar en la basílica. Lo hizo en un contundente auto a fin de zanjar el último intento de los allegados del dictador para obstaculizar la exhumación, dirigido también, de forma implícita, al magistrado José Yusy y al prior.

Yusty es el juez de lo Contencioso Administrativo 3 de Madrid que mantiene suspendida cautelarmente la licencia de obras parar levantar la losa de la tumba pese a que el Supremo ha hecho hincapié en que no se necesita licencia alguna. El Supremo recuerda que la exhumación es una decisión del Consejo de Ministros.