La Policía Nacional ha detenido este martes, a primera hora de la mañana, a un presunto militante del PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) en el hotel Abades Nevada de Granada, el mismo establecimiento donde el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha dado un mitin. Una relación circunstancial -según las pesquisas, no había ningún vínculo ni amenaza terrorista-, pero que ha puesto en alerta al equipo de seguridad del líder socialista.

Noticias relacionadas

La detención ha sido coordinada por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, en cumplimiento con una requisitoria emitida por Interpol. Al individuo se le atribuye la integración en el PKK considerado como grupo terrorista por Turquía, país que había emitido una orden nacional de detención.

En cumplimiento con esa orden, la Policía Nacional ha detenido pasadas las 8.00 de la mañana de este martes al hombre que se alojaba en el hotel Abades Nevada de Granada. Llevaba al menos un día alojado en estas dependencias y se encontraba de vacaciones.

Según fuentes del Ministerio de Interior consultadas por EL ESPAÑOL, no existe ninguna relación entre la presencia del presunto terrorista del PKK con el mitin que Pedro Sánchez había organizado en este hotel. La detención se ha llevado a cabo tras la requisitoria de Interpol y no hay ningún indicio de que el arrestado planease ningún tipo de acción.

Sin embargo, queda la anécdota de que se haya explotado una operación antiterrorista en el mismo espacio en el que Pedro Sánchez ha celebrado su encuentro.

Recordemos que este tipo de actos cuenta con el evidente dispositivo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; además, el presidente del Gobierno cuenta con la protección del GOES de Presidencia, que pertenece a Policía Nacional.