"El artículo 155 se puede aplicar con un Gobierno en funciones. Sin problema". No habría "ningún problema de constitucionalidad". Pedro Sánchez advierte al president de la Generalitat, Quim Torra, de que no vacilará al aplicar el precepto constitucional que da al Gobierno central las competencias autonómicas, sólo utilizado en 2017 por el Gobierno de Mariano Rajoy tras la declaración unilateral de independencia. 

Noticias relacionadas

"El 155 es un instrumento perfectamente legítimo", "homologable" al que existe en otras democracias, y se puede utilizar si la Generalitat vuelve a incumplir gravemente la Constitución, según ha recordado el presidente del Gobierno en funciones este martes en una entrevista en la Cadena Ser. "Nosotros no amenazamos, sí advertimos", ha aclarado este 1 de octubre, un día de gran tensión en Cataluña por las conmemoraciones del referéndum ilegal de autodeterminación. 

Sánchez ha pedido a los partidos independentistas que "no sigan contribuyendo a que haya más fractura" y "no jueguen con fuego" al "no condenar de manera rotunda y firme cualquier tipo de indicio de violencia". Según él, en vez de condenar la posibilidad de que miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) estuvieran preparando sabotajes o acciones violentas, lo que ha hecho Quim Torra es "amparar" y "banalizar" el riesgo. "El error más grave que se puede cometer" es "mirar para otro lado si hay indicios de violencia".

 

Requerimiento al Parlament

Sánchez ha aludido a tres orientaciones a la hora de aplicar el 155. El primero, la "firmeza democrática" para defender la Constitución y el Estatuto para "restituir el autogobierno". La segunda, la "unidad" de los partidos políticos. "Si hay algún tipo de decisión extraordinaria", a Sánchez le gustaría tomarla "de la mano de todas las fuerzas política nacionales", ha dicho. Por último, el jefe del Ejecutivo promete "proporcionalidad", "no echar más gasolina" al fuego." No es tan importante la legitimidad parlamentaria que se tiene, sino la legitimidad social", ha dicho. 

Sánchez ha reiterado que el Gobierno prevé recurrir las resoluciones del Parlament que llamaban a la insumisión, a una respuesta a la sentencia del procés y que pedía la marcha de la Guardia Civil de Cataluña. Ese recurso se interpondría ante el Tribunal Constitucional, bien a través de una impugnación o de un incidente de ejecución, según fuentes de Moncloa. 

Además, Sánchez ha anunciado un "requerimiento" a la Mesa del Parlament para llamar su atención sobre la posible inconstitucionalidad de esas resoluciones, aunque no ha aclarado el fondo de la acción. 

Marca distancias con Podemos

Sánchez ha marcado distancias con Unidas Podemos y ha puesto como ejemplo la situación de Cataluña como prueba de que una coalición era muy difícil.

"Hemos escuchado a los comunes en Cataluña hablar de que existen presos políticos" y que "después de la sentencia van a salir con los independentistas a pedir la amnistía", ha lamentado en referencia a la marca de Pablo Iglesias en Cataluña.