De momento no es más que una iniciativa poco más que personal. Un deseo por el que algunos de los que ayudaron a aupar a Pablo Casado a la dirección del PP empiezan a abogar discretamente en reuniones con compañeros de partido. Un deseo y un plan de contingencia ante la posibilidad de que, como en 2016, las desavenencias entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conduzcan al país a la repetición electoral. La dirección no se lo plantea, pero no se trata de algo que deba afrontarse ahora. 

Noticias relacionadas

Varios dirigentes populares apuestan por la conformación de una alianza con Ciudadanos al estilo de la que en Navarra ganó las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo. De Navarra Suma a España Suma. 

"Estoy trabajando muy fuerte porque eso sea así. Es necesario una unión de partidos de centroderecha, liberales, que tracen una frontera con Vox y con el PSOE, para hacer frente a la izquierda. O Pablo Casado y Albert Rivera lo comprenden, o no se pelearán por la presidencia del Gobierno sino otra vez por el liderazgo de la oposición", explica un dirigente del PP en conversación con este periódico. 

Renunciar a las siglas es una apuesta osada. Y, sin embargo, fue el propio Pablo Casado el que evocó una unidad del centroderecha para el Senado. La propuso en EL ESPAÑOL.

Propuestas ya hechas para el 28-A

"En el Senado hay que conformar una fuerza común para sacar una mayoría absoluta y aplicar el 155", dijo. No ocurrió y la ley electoral jugó a favor del PSOE, que ahora tiene la mayoría absoluta en la Cámara Alta, como en otras ocasiones benefició al PP cuando fue la fuerza más votada. 

Casado también le ofreció un acuerdo a Vox, al que consideraba por entonces un proyecto aventura que acabaría en la constatación de que nada de calado puede lograrse fuera del PP. 

Otros dirigentes populares parecen ver la idea de un España Suma con simpatía, pero de momento son los menos. La apuesta de Casado sigue siendo refundar el centroderecha desde las siglas del PP, habida cuenta de que la alianza con Ciudadanos sería muy difícil.

Los liderazgos personales

Los dos partidos tienen dos liderazgos fuertes, que además compiten entre sí. El PP lidera una organización territorial muy asentada como para comenzar un proceso que podría desembocar en la disolución de sus siglas. Ciudadanos tiene claro que quiere ser la alternativa a Sánchez y eso pasa por liderarla, algo que asegura estar haciendo de hecho aunque tenga menos escaños que los populares. 

La apuesta de España Suma podría no llegar a materializarse, para empezar porque Pablo Iglesias y Pedro Sánchez tienen hasta el 23 de septiembre para ponerse de acuerdo. Después, porque una vez que se constate el bloqueo la precampaña ya habrá sido iniciada y puede no dar tiempo a PP y a Ciudadanos para consumar su propia negociación. Pero, utilizando los planteamientos de Casado antes del 28-A y teniendo en cuenta cómo se cumplieron sus pronósticos sobre las consecuencias de la división de la derecha, más de un cercano a Casado cree que a la fórmula hay que darle una oportunidad. Porque si suma, Casado y Rivera estarán en la Moncloa.