La Policía Municipal de Madrid practicó menos intervenciones contra la venta ilegal en la calle entre 2015 y y 2018, cuando gobernaba Ahora Madrid con Manuela Carmena, que entre 2011 y 2014, con el PP, según datos oficiales que reflejan que las intervenciones de género no perecedero, la mayoría en topmanta, fueron las que más bajaron. Los manteros, por su parte, lo niegan y piden al nuevo alcalde popular José Luis Martínez-Almeida, que no les criminalice ni fomente un discurso del odio.

Noticias relacionadas

José Luis Martínez-Almeida (PP) aprovechó la celebración el lunes del patrón de la Policía Municipal, San Juan, para advertir de que mantendrá "tolerancia cero" con la venta ambulante. El equipo de gobierno de PP y Ciudadanos entienden que el anterior gobierno de Ahora Madrid no tenia este compromiso, al igual que aseguran la mayoría de los representantes de los agentes.

Esa misma tarde un grupo de unos cincuenta manteros se concentró frente a las dependencias de la Policía Municipal en la calle Montera para protestar por la detención de un compañero, sin que el incidente llegase a más.

Así el ambiente está "caldeado", según reconocen los propios manteros, policías del distrito y los representantes de los agentes, que insisten en que la Policía tiene que cumplir la ley en este ámbito como en todos y reclaman un apoyo institucional claro.

"Antes, con Carmena, te quitaban la mercancía, pero ahora te cogen cuatro o cinco policías y te detienen", relata un mantero que vende bolsos en la calle Preciados junto a otros cuatro compañeros. "Solo queremos vivir y tranquilidad. Si nos dan trabajo dejamos la manta", explica.

Un descenso de 4.000 intervenciones

Los datos oficiales de la Dirección General de la Policía Municipal, que no discriminan entre los diferentes tipos de venta ilegal, sino entre intervenciones de género perecedero y no perecedero, recogen ese descenso de las intervenciones durante los años de gobierno de Ahora Madrid. 

En lo referido al género no perecedero, en el que entra el topmanta, los datos oficiales dicen que en 2011 se llevaron a cabo 11.775 intervenciones; en 2012 bajaron a 10.411, en 2013 sumaron 12.408, en 2014 fueron 14.131, en 2015 bajaron a 11.068, en 2016 a 8.274, en 2017 subieron a 11.495 y en 2018 bajaron hasta las 7.659.

Desde enero hasta mayo de 2019 se llevaron a cabo 2.894 intervenciones de género no perecedero.

Las intervenciones de género perecedero ascendieron a 16.964 en 2011, bajaron a 10.444 en 2012, subieron a 11.157 en 2013 y a 14.557 en 2014. En 2015 bajaron a 13.367, en 2017 fueron 14.073, y en 2018 cayeron hasta las 7.251.

"Las declaraciones de Almeida son peligrosas"

El portavoz del Sindicato de Manteros de Madrid, Malick Gueye, sostiene que las declaraciones de Almeida son "irresponsables" y "muy peligrosas" y le exige a él y al resto de políticos "que dejen de criminalizar a los manteros y fomentar el odio hacia el colectivo".

Malick niega que haya mafias e insta "a ir a la raíz del problema, que son leyes racistas como la Ley de Extranjería", ya que "la manta no es el sueño de ninguno" de los aproximadamente 300 manteros que calcula que hay en la capital, el 90 % sin papeles ni estudios.

La opinión del portavoz del Sindicato de Manteros la comparte SOS Racismo Madrid, cuya presidenta, Paula Guerra, pide una solución laboral y asegura que Manuela Carmena "se quedó en buenas intenciones, y ahora tenemos a un hombre abiertamente racista que va a criminalizar aún más a un colectivo estigmatizado".

Nada tiene que ver esta versión con la de dos agentes de la zona, que aseguran que ahora hay más manteros que hace unos años y están "envalentonados" tras una etapa en la que "había directrices por la que no se podía intervenir en determinadas zonas".

Aseguran que los vendedores están "perfectamente organizados, con móviles, y si a alguno le quitan la mercancía pasa a ser aguador y alerta al resto de la presencia policial".

Desde el sindicato mayoritario en la Policía Municipal, el CPPM, valoran el apoyo del alcalde, ya que "siempre será mejor que apoye a la policía que a los que incumplen las normas establecidas", sostiene Alberto Cid, su portavoz, en alusión a algunos exconcejales de Ahora Madrid como Rommy Arce, procesada por injurias a agentes municipales tras la muerte de un mantero en el barrio de Lavapiés.

"Esta actividad ilegal aumentó con el anterior equipo de gobierno, que no nos enviaba a trabajar algunas zonas y que hizo una instrucción el verano pasado que nos dificultaba el trabajo", asegura Cid, que detalla que en ese documento se impedía transitar con vehículos policiales por zonas peatonales e intervenir hasta garantizar la seguridad de todos los ciudadanos. También obligaba a avisar antes a la Policía Nacional si hubiese alteración de orden público.