"Los nombres son lo de menos". Pablo Iglesias ya no exige un Gobierno de coalición. Tras reunirse con Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, el líder de Unidas Podemos ha aceptado negociar un "Gobierno de cooperación". "Lo importante son los contenidos", ha asegurado. 

Iglesias ha asegurado que "la reunión ha ido bien" y que habrá más reuniones con Sánchez, pero "más discretas", sin publicidad, para conformar un "gobierno comprometido con un programa de justicia social" y que sea "plural".

"Salimos muy satisfechos de la reunión con Pablo Iglesias. Ha habido grandes coincidencias programáticas", ha dicho por su parte Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso, que también ha hablado de "Gobierno de cooperación". 

¿Qué es un "Gobierno de cooperación"? Ni Iglesias ni Lastra han podido concretarlo. De momento, el acuerdo parece haberse logrado sólo en torno a ese "significante", como reconoció Iglesias. Unidas Podemos sigue defendiendo que dirigentes de su partido se sienten en el Consejo de Ministros, pero ya no lo exige como condición imprescindible y se limita a decir que cooperar es cogobernar. El PSOE, por su parte, ha celebrado que Iglesias ya no hable de "Gobierno de coalición" y se aferra a la marca "Gobierno de cooperación" para no dar más explicaciones. Preguntada por un ejemplo de "Gobierno de cooperación" en el marco de la Unión Europea o el resto del mundo, Lastra eludió responder asegurando que lo importante es que no haya "vetos" mutuos. 

Podemos pide coalición sin pedir coalición

El líder de Unidas Podemos ha asegurado que su partido sigue defendiendo un "Gobierno conjunto" en el que esté Unidas Podemos. Es decir, un Gobierno de coalición "que represente la proporcionalidad que en función de los resultados", pero ya no se trata de una exigencia innegociable como en las últimas semanas.

Según Iglesias, la cuestión de si habrá ministros de Unidas Podemos ni se ha tratado y él confía en que, cuando llegue el momento de hablar de la estructura de Gobierno, los socialistas les acepten. "No se ha hablado de vetos en ningún caso y no me planteo que el PSOE pueda vetar a nadie. La época de los vetos pasó", ha dicho. 

"Hay dos posibilidades: una que Pedro Sánchez negociara con Albert Rivera o Pablo Casado un acuerdo de investidura, o que negociase un Gobierno con nosotros. No concibo que el candidato del PSOE llegue a la investidura sin los apoyos necesarios", ha dicho. Según Iglesias, de la reunión sale con la impresión de que Sánchez se decanta por negociar con Unidas Podemos y no con PP y Ciudadanos. 

El PSOE no quiere "algo cerrado" como la coalición

"En los últimos 12 meses hemos demostrado que es posible gobernar desde la izquierda", ha dicho por su parte Lastra. El objetivo será "un Gobierno plural, abierto, integrador, incluyente, representativo de diferentes sensibilidades", "no algo cerrado como podría ser un Gobierno de coalición". 

Indirectamente, Lastra criticó a Unidas Podemos por insistir en nombrar ministros, sugiriendo que esa exigencia amenaza la negociación global y la investidura de Pedro Sánchez. "Entre Unidas Podemos y el PSOE, por desgracia, lamentablemente, no sumamos. No es cuestión de voluntad política sino de aritmética", ha recordado. Ni Iglesias ni Lastra han aclarado, más allá de la sintonía, si se ha llegado a algún acuerdo concreto sobre contenidos políticos. 

La primera de muchas reuniones

La de este martes ha sido la primera reunión formal de cara a la investidura. El encuentro duró una hora y veinte minutos, considerablemente menos que el último, en Moncloa el pasado 7 de mayo, que superó las dos horas. 

La ronda de reuniones de este martes fue anunciada por Sánchez el pasado jueves tras recibir el encargo de Felipe VI de formar Gobierno y someterse a la investidura. El líder del PSOE sólo se reunirá personalmente con los máximos responsables de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos. El PSOE explica que son estos tres partidos, junto al PSOE, los que pueden facilitar o bloquear la investidura de Sánchez. 

Los contactos se sucederán con los demás partidos para entablar negociaciones dentro de la Constitución, según enfatizan los socialistas. Adriana Lastra, vicesecretaria general y portavoz parlamentaria, y el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, serán los encargados de liderar en nombre del PSOE los contactos.