Miguel Bajo Fernández, abogado de Luis Bárcenas en el caso Gürtel, ha fallecido en Madrid a los 74 años de edad tras una larga enfermedad. Bajo Fernández, especializado en derecho penal económico y considerado uno de los letrados de referencia en España, intervino en los procedimientos penales más importantes desde 1980: Banesto, Bankia, las Torres Kio, Rumasa, Ibercorp, Gescartera o Gürtel.

Noticias relacionadas

El catedrático de Derecho Penal fundó el Gabinete Jurídico Miguel Bajo en 1980, que fue el predecesor de la firma Bajo & Trallero Abogados. Licenciado en Derecho en 1967, su larga trayectoria se gestó entre los tribunales y las aulas, donde fue profesor de Derecho Penal del rey Felipe VI. Bajo Fernández publicó también una amplia colección de volúmenes sobre su especialidad, como Derecho penal económico aplicado a la actividad empresarial, "el primer texto en castellano completo, sistemático y coherente sobre esta materia".

El letrado era un crítico de la reforma del Código Penal y un firme partidario de la prisión permanente revisable. Sobre la reforma del Código Penal del 2010, que introdujo la responsabilidad de las personas jurídicas, Bajo Fernández defendía que el castigo debía ser por actos propios y no por los ajenos. La prisión permanente revisable, para el abogado, es "necesaria" para "hacer frente a los delitos de mayor gravedad". "Es necesario que en las penas exista la función de calmar a la sociedad en el sentido de que la sociedad confíe en la vigencia del derecho", declaró en Okdiario.

Bajo Fernández también estaba comprometido con la defensa del ciudadano frente al poder, el conflicto entre los intereses públicos y privados, la garantía frente al poder político y la limpieza de los procesos judiciales.

El letrado aceptó defender a Bárcenas por la trama de la Gürtel, aunque renunció a la defensa en julio de 2017 tras alegar "pérdida de confianza" y "discrepancias en el criterio de defensa" con el extesorero del Partido Popular