"El Estado español es un estado ultranacionalista proveniente de una dictadura fascista que no se depuró al hacer el tránsito a la democracia hace 40 años". Se trata de algunos de los comentarios y reflexiones que recoge la revista Catalunya cristiana - medio de difusión vinculado a los obispos catalanes -, que ha puesto el punto de mira sobre la Iglesia de la comunidad autónoma por su falta de imparcialidad en el conflicto separatista. 

Noticias relacionadas

El autor del texto es Jordi Oriola Folch, un simpatizante de la CUP que publica artículos de forma habitual en revistas anticlericales y de ultraizquierda. No obstante, esta vez ha escrito una carta dirigida al citado medio, que la ha publicado a pesar de la promoción que en ella se hace de los actos ilegales cometidos el 1-O.

Según denuncia el diario Dolça Catalunya, defensor de la permanencia de Cataluña en España, "cuando el nacionalismo entra en la Iglesia la religión se pone al servicio de la nació, pierde su vigor, amustia su fuerza profética y debilita su influencia hasta la insignificancia o el mamarrachismo. Eso ocurre con la Iglesia en Cataluña, espectral, transparente, residual y títere de la ideología del poder". 

Fragmento de la carta publicada en 'Catalunya cristiana'. Dolça Catalunya

No es la primera vez que Catalunya cristiana desata la polémica con textos que muestran claramente su inclinación por la causa separatista. Sonado fue el artículo donde se decían cosas sobre la Virgen como: "María, la experta en decir ‘sí’ (…) María también votó ‘sí’", en alusión al pretendido derecho de autodeterminación del pueblo catalán.

En su carta, Oriola tacha de "sumarísimo" el juicio al 'procés' y acusa de prevaricar a los magistrados del Tribunal Supremo "al utilizar fraudulentamente la justicia para asustar y amenazar" al independentismo. Culmina describiendo a España como "un país impropio de la Unión Europea" que lleva a cabo "juicios políticos".

Los fragmentos que figuran en la publicación son sólo una parte de la carta, que no ha sido publicada en su totalidad. "¿Qué creen que pensarán los cristianos que lean esto?" se preguntan desde Dolça Catalunya. Y advierten: "Están siendo ustedes promotores activos del desconcierto, la tristeza y la indiferencia masiva de los cristianos respecto de lo que ustedes digan.