“Muy pronto, queridos policías y guardias civiles, vuestra voz, la voz de esa España que no se rinde, va a estar en el Congreso de los Diputados”. Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, arengó a los agentes que se manifestaron el pasado 29 de septiembre en Barcelona. Hizo suya la causa de la asociación policial Jusapol y les prometió canalizar sus reivindicaciones en el ámbito político.

Este discurso no es más que uno de los muchos gestos con los que la formación de Santiago Abascal trata de atraer el voto de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. También la de los militares. Sólo entre policías (alrededor de 65.000 efectivos), guardias civiles (78.000) y miembros de las Fuerzas Armadas (132.000), hay un nicho de más de 270.000 votos; medio millón más si se suma a los que están en la reserva de los diferentes Ejércitos.

El auge de Vox quedó patente en las recientes elecciones andaluzas, en las que obtuvo 12 escaños, muy por encima de lo que las encuestas vaticinaban. Su crecimiento les augura un papel destacado en las próximas generales. En su programa incorporan una batería de cien medidas para lo que llaman “la España viva” en las que definen su programa político. No es casualidad que 11 de esas medidas estén reunidas bajo el epígrafe “defensa, seguridad y fronteras”. Pero fuera de ese apartado hay otros puntos que hacen referencia a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como a las Fuerzas Armadas.

1. Equiparación salarial

En el punto número cinco de su programa se habla de medidas relacionadas con los cuerpos policiales. Abascal apuesta por la supresión de las Policías autonómicas. Y, “hasta que se haga efectiva”, alcanzar la equiparación salarial entre Policía Nacional, Guardia Civil y las demás Policías, fundamentalmente con los Mossos d'Esquadra.

Precisamente, la equiparación salarial ha sido uno de los caballos de batalla de los diferentes sindicatos y asociaciones policiales en los últimos años. En marzo de 2018, la mayoría de estas organizaciones firmaron con el Ministerio del Interior -entonces dirigido por Juan Ignacio Zoido- un acuerdo en esta materia. Jusapol, no obstante, no respaldó el pacto. Entre otros motivos, porque consideraban que las medidas excluían a ciertos sectores de los cuerpos policiales.

2. El acercamiento a Jusapol

Los caminos de Vox y de Jusapol coinciden en algunos puntos. La asociación policial viene organizando de forma periódica manifestaciones y concentraciones en diferentes puntos de España. A la mayoría de estos actos han asistido dirigentes de Vox. Las líneas que arrancan este artículo son un ejemplo de ello, cuando Javier Ortega Smith respaldó a los policías y guardias civiles que se manifestaron en Barcelona el pasado 29 de septiembre. Ese día, Vox reivindicó sus mejoras laborales y expresó su apoyo a los agentes desplegados en Cataluña el 1-O de 2017 en el marco de la operación Copérnico, con motivo de la celebración del referéndum ilegal.

Del mismo modo, cuando Vox celebró su multitudinario acto en Vistalegre en octubre de 2018, los miembros de Jusapol dispusieron un stand en el que vendían material de la asociación: desde banderas hasta chapas. Algunos de los referentes de Jusapol se fotografiaron ese día con los dirigentes del partido de Abascal.

Asociaciones y sindicatos de la Policía Nacional y Guardia Civil, así como ciertos sectores políticos, consideran a Jusapol como la voz más radical de entre las organizaciones policiales.

3. Recursos en Ceuta y Melilla

Hay más guiños a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Vox pone el foco sobre Ceuta y Melilla, y recoge las reivindicaciones de policías y guardias civiles que protegen las fronteras. En el punto número 26 de su programa, promete entregar a los agentes “todos los recursos materiales y humanos para que puedan cuidar nuestras fronteras con total eficacia, junto con el amparo legal correspondiente”.

4. Militares de 45 años

También hay medidas dirigidas a los militares. Vox se ha alineado con la reivindicación de los efectivos de tropa y marinería: al cumplir los 45 años, termina su relación con las Fuerzas Armadas y pasan a ser reservistas de especial disponibilidad (RED). Miles de militares pasarán a esta situación en los próximos años; su reivindicación se centra en encontrar una continuidad dentro de los cuerpos militares o que se les facilite una incorporación al mercado laboral.

“Los españoles que cumplan 20 años de servicio en el Ejército tendrán prioridad en las oposiciones a cuerpos de Policía, municipales, forestales, funcionarios penitenciarios… etcétera”, destaca Vox en su batería de medidas.

5. Las misiones internacionales

Además, Santiago Abascal aboga por replantear el statu quo de las misiones internacionales en las que participan las Fuerzas Armadas. Actualmente, más de 3.000 efectivos participan en una quincena de misiones internacionales; además de las actividades de seguridad cooperativa que se llevan a cabo de forma bilateral con otros países. El objetivo de ninguna de ellas es el combate directo contra el yihadismo, sino el adiestramiento de las tropas locales que luchan contra los terroristas. Vox pretende ir más allá: “España participará en misiones militares de combate contra la amenaza yihadista de acuerdo a nuestros intereses y capacidades”, reza en su programa. 

6. Equiparación de los militares

Fuentes militares también hablan de la simpatía de Vox hacia otras reivindicaciones de asociaciones o esferas castrenses. Cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado firmaron con Interior el acuerdo sobre equiparación salarial, surgieron voces en las Fuerzas Armadas que exigían mejoras laborales para sus efectivos. "Los militares también quieren su equiparación", se llegó a decir. Las mismas fuentes señalan que Vox ya estudia el modo de canalizar estas exigencias dentro de su programa.

7. Candidatos

Abascal pretende que ese acercamiento a cuerpos policiales y castrenses vaya más allá del papel, y que sean sus propios miembros los que se integren en sus listas electorales. Uno de los ejemplos más significativos se encuentra en Palma de Mallorca. El candidato de Vox/Actúa (la marca local de la formación) es Fulgencio Coll, general retirado que fue Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME) entre 2008 y 2012. Fulgencio Coll afirmó que dio el paso "por la grave situación que vive España", en referencia -principalmente- a los nacionalismos.

A medida que se aproxime la fecha de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, Vox irá anunciando quiénes son sus candidatos. No es de descartar que incorpore a figuras vinculadas a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o de las Fuerzas Armadas. Por "convicciones", afirman. Pero también porque en juego hay 270.000 votos.