Daniel Montero Gonzalo Araluce

Los independentistas radicales catalanes preparan un 21-D de protestas en todos los escenarios. Sus acciones no se sentirán sólo en las calles o las vías catalanas; el campo de batalla se trasladará también al escenario digital. En concreto, planean una serie de ataques cibernéticos para tumbar infraestructuras críticas. Los Comités de Defensa de la República (CDR), Arran y otras organizaciones ya han anunciado que este viernes serán "ingobernables", y pretenden demostrarlo en todos los ámbitos.

Noticias relacionadas

Fuentes del Ministerio de Interior consultadas por EL ESPAÑOL detallan los planes de estos sectores radicales. El Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC), dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad, se prepara para una oleada de ataques cibernéticos que podrían desencadenarse el 21-D.

En concreto, organizaciones radicales catalanas, en colaboración con sectores de Anonymous, preparan ataques de denegación de servicios a páginas webs del Estado. Especialmente sensibles son las páginas de los Ministerios, hospitalarias y policiales.

El CNPIC es un órgano destinado a la lucha contra la cibercriminalidad, constituido por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los informes recibidos apuntan a que se estarían preparando una serie de ataques y, por tanto, están preparando un refuerzo especial de cara al 21-D.

La coordinación

La coordinación policial será clave en el éxito del despliegue de seguridad del 21-D, tanto en el ámbito digital como en las calles catalanas. Siguiendo las mismas fuentes, los radicales planean una serie de sabotajes en vías del tren, en Mercabarna, en el puerto y el aeropuerto de Barcelona, en las calles de la ciudad y en las autopistas catalanes (fundamentalmente, en la AP-7).

Los Mossos d'Esquadra, la Guardia Civil y la Policía Nacional se han reunido en varias ocasiones en la Delegación del Gobierno de Barcelona para perfilar los últimos detalles del dispositivo. Entre otros lugares, blindarán los accesos a la Llotja de Mar, el edificio escogido por Pedro Sánchez para celebrar su Consejo de Ministros. Las manifestaciones y protestas arrancarán, no obstante, desde última hora de este jueves. 

Tal y como adelanta EFE, los Mossos d'Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Civil compartirán la sala de mando del dispositivo policial. Así podrán adoptar decisiones colegiadas, más allá del reparto de funciones encomendadas a partir de sus respectivas competencias.