Alejandro Requeijo Daniel Montero

Barcelona ha sido sacudida este jueves por el terrorismo yihadista después de que una furgoneta arrollase a una multitud en las Ramblas, en pleno corazón de la ciudad condal. El saldo han sido 13 personas asesinadas y cien heridas, 15 de ellas de carácter muy grave. Hasta bien entrada la noche los Mossos d'Esquadra mantuvieron un operativo de búsqueda del autor del atentado entre los propios locales del lugar ante la sospecha de que pudiese haberse escondido en uno de los comercios.

Noticias relacionadas

A la una de la madrugada terminaron de ser evacuadas las personas que todavía permanecían en los locales donde se habían refugiado tras el ataque. Las autoridades les habían mantenido confinadas y antes de irse a su casa fueron registrados por los agentes. Al mismo tiempo, vecinos y turistas que no podían acceder al entorno de La Rambla empezaron a esa hora a volver a sus casas y alojamientos acompañados por agentes policiales, organizados en grupos.  

A bordo del vehículo el terrorista irrumpió en las Ramblas por la zona de la Plaza de Cataluña y recorrió una distancia considerable hasta los alrededores de El Liceo. Avanzó por la parte destinada al tránsito de peatones que en ese momento se encontraba muy concurrida. Acto seguido abandonó el vehículo y se dio a la fuga. Los testigos que pudieron verle ofrecieron una descripción a los agentes y, como adelantó EL ESPAÑOL, informaron de que presentaba aspecto magrebí. Según los Mossos, no hay evidencias que indiquen que el sospechoso se encuentre armado.

Operación Jaula

Tras el atropello mortal las autoridades desplegaron una operación jaula en la ciudad, que permaneció cerrada, y aplicaron el protocolo antiterrorista en toda Cataluña.

Por el momento hay dos detenidos, una persona nacida en Marruecos y otra de Melilla. El primero de ellos es Driss Oukabir, el joven marroquí de 28 años cuya imagen fue difundida desde minutos después del atentado. Se le vincula con el alquiler de la furgoneta empleada en el ataque. Fue arrestado en la localidad de Ripoll tras ser identificado por una patrulla de Los Mossos. "Portaba algún elemento de interés para la Comisaría General de Información y se le ha detenido", detalló el máximo responsable de los Mossos, Josep Lluis Trapero.  

Sin embargo, y aunque el alcalde de esta localidad ha afirmado que este joven fue interceptado por la Policía autonómica cuando iba a denunciar que le habían robado la documentación, lo cierto es que el jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, ha precisado que Oukabir fue identificado por una patrulla de la policía autonómica que le paró en la calle.

Tiene varios familiares residiendo en Cataluña, concretamente entre Barcelona, Girona y Ripoll. Las identidades de todos ellos obran ya en poder de los investigadores. Fuentes de la lucha antiterrorista informan a este diario que Driss Oukabir no contaba con antecedentes en materia islamista. En su fichero policial consta un delito de violencia de género cometido en julio de 2017. Además, la agencia Efe informó -citando fuentes de la investigación- que en 2012 pasó un mes en prisión por un delito de abusos sexuales.

Alquiler de la furgoneta

Fuentes de la investigación han precisado a este periódico la furgoneta empleada en el ataque fue alquilada en un comercio llamado Telefurgo. Esta empresa se encuentra ubicada en la localidad de Santa Perpètua de Mogoda, cerca del municipio de Sabadell. 

El segundo detenido está relacionado con la explosión la noche del miércoles al jueves de una casa en la localidad de Alcanar (Tarragona), lugar en el que fue arrestado horas después del atropello. En la deflagración falleció una persona y siete resultaron heridas. Aunque el suceso fue consecuencia de "una acumulación de gases", los Mossos unen este hecho con el atropello masivo en las Ramblas. Ninguno de los detenidos es la persona que conducía la furgoneta.

Las policía autonómica se encuentra en todo momento coordinada con los servicios de Información de la Policía Nacional y la Guardia Civil así como el CNI. Todos los trabajos están siendo coordinados por el Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional que dirige Fernando Andreu y la Fiscalía.  

Un muerto en un control

Trapero ha explicado que además por la tarde, en pleno despliegue antiterrorista, una persona se saltó un control de la policía. En su huida, esta persona de nacionalidad española arrolló a dos agentes y en la acción le ha roto el femur a uno de ellos. Trapero se limitó a informar de que el conductor del vehículo había muerto, aunque lo desvinculó del atentado. A primera hora de la noche del jueves, el Estado Islámico difundió una alerta en la que se responsabilizaba del ataque y lo atribuía a “soldados” del grupo terrorista.

Tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se desplazaron hasta Barcelona para seguir el desarrollo de las investigaciones. El Centro de Investigación contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) mantiene comunicación en todo momento con los Mossos d’Esquadra.   

El atentado terrorista perpetrado en el corazón de Barcelona se inspira en otros ataques con vehículos que se han registrado en Europa en los últimos meses. Desde el cometido en Niza (Francia) en julio del año pasado a la capital catalana, se han registrado hasta ocho atentados similares que han ocasionado decenas de muertos. Esta vez ha sido en España, un lugar que hasta ahora se había mantenido a salvo de ataques terroristas tras el rebrote ocasionado con la irrupción de Estado Islámico en el panorama internacional.