Bruselas

La región belga de Valonia mantuvo en vilo el otoño pasado a toda la Unión Europea por su veto al acuerdo de libre comercio de Canadá (CETA, por sus siglas en inglés). Durante varias semanas se multiplicaron las llamadas telefónicas y las presiones de todos los países de la UE, independientemente de su signo político, las instituciones comunitarias y el Gobierno liberal de Justin Trudeau. Finalmente, el parlamento valón capituló y el CETA pudo rubricarse in extremis el 30 de octubre.

Noticias relacionadas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cree que España podría acabar en una situación similar a la de Valonia si no ratifica el CETA como consecuencia del cambio de postura del PSOE de Pedro Sánchez, que le ha retirado su apoyo. "Si en España no sale adelante el Tratado de libre comercio con Canadá, francamente haríamos el ridículo", ha dicho Rajoy a su llegada a la reunión del PP europeo previa a la cumbre de verano de la UE. "Creo que sería tremendo, porque sobre todo desde el punto de vista del fondo no hay ninguna razón", ha resaltado.

Para Rajoy, el viraje del PSOE es una "mala noticia" y "un error". "Canadá es un país que tiene unos estándares muy similares a los de Europa en términos de respeto a la libertad, a los derechos humanos, progreso económico, bienestar social, Estado de bienestar". "Si no aprobamos el Tratado de libre comercio con Canadá, no sé qué Tratado de libre comercio vamos a aprobar", ha señalado.

Buscaré apoyos alternativos

Su petición para Pedro Sánchez es que actué con "sentido común" y que al menos se abstenga, ya que para ratificar el CETA sólo se necesitan más votos a favor que en contra. Pero el presidente del Gobierno todavía no ha concertado ninguna cita oficial con el nuevo secretario general del PSOE, pese que ha transcurrido ya un mes desde su elección, según explican fuentes de la Moncloa.

"Este no es un tema del Gobierno del Partido Popular, este es un tema de España y de la Unión Europea en su conjunto", insiste Rajoy. "El Tratado de libre comercio con Canadá es algo enormemente positivo. Nosotros lo hemos apoyado, el Partido Socialista también. Lo apoyan todos los Gobiernos europeos y toda Europa en su conjunto y esto creo que no tiene ningún sentido". Si finalmente el PSOE vota en contra, Rajoy buscará votos en otros partidos, aunque no ha especificado cuáles.