Pepe ha vuelto a las andadas, si es que algún día se fue. El jugador del Oporto ha sido el protagonista de una nueva acción bastante violenta y antideportiva teniendo en cuenta que se trataba de un partido de pretemporada. Una fea acción que a punto estuvo de lesionar a un rival. 

Noticias relacionadas

Ha sucedido en su partido amistoso contra la Roma de quien fuera su entrenador en el Real Madrid, José Mourinho. Un encuentro bastante duro por parte de ambos equipos en el que se han podido ver muchos piques y muchas entradas bastante duras. Patadas, codazos, empujones y mucha hostilidad para un partido de verano. 

Sin embargo, la palma se la llevó un habitual en estos casos como Pepe. Un central de talla mundial, de sobrada experiencia y de un talento pocas visto, pero que le pierde su mentalidad explosiva. Cuando se le cruza el cable, poco hay que hacer. Se lleva por delante a todo aquel que tiene enfrente. 

Y así ha sucedido en este partido frente a la Roma cuando ya el futbolista portugués realizó una brutal entrada sobre el jugador del equipo italiano, el armenio Mkhitaryan. En un balón al que llega tarde, Pepe fue con todo y se llevó por delante al mediapunta del conjunto de José Mourinho. 

La entrada fue realmente escalofriante. Mkhitaryan venía a recibir de espaldas a la portería del Oporto para intentar tocar y descargar de cara. Nada más soltar el balón hacia un compañero recibió el atropello de un camión de mercancías portugués que le pasaba literalmente por encima. 

Pepe no hacía prisioneros y le golpeaba primero abajo con el pie izquierdo, soltando una patada bastante fuerte para ser un partido de pretemporada. Sin embargo, la verdadera agresión llegaba arriba, ya que con el brazo y casi con el codo y el puño, Pepe golpeaba en el rostro a Mkhitaryan derribándolo por completo en lo que era una agresión en toda regla. 

Se formaba el lío

Lejos de quedarse dolido por el golpe, el jugador armenio se levantó como un resorte para irse a por Pepe a quien se quería comer después de su brutal entrada, lo que dio origen a un lío tremendo. La acción del central luso había sido feísima y eso provocó que el desastre se apoderara del terreno de juego y que el fútbol pasara a un segundo plano.

 

Los jugadores del Oporto intentaban proteger a su compañero mientras los de la Roma se iban a por él como locos formándose una enorme tangana. Mientras tanto, Mourinho seguía desde la banda el espectáculo con una media sonrisa picarona, pensando seguramente que no iba a ser el último lío formado por Pepe, un jugador al que conoce bien. 

Empujones, agarrones, caídas, alguna patada y más golpes se escaparon en un forcejeo de ambos equipos que obligó a varios miembros de los banquillos a salir para intentar poner paz y que se formara un espectáculo peor que el que ya se estaba viendo. No obstante, algún miembro de la Roma salió con más intención de irse a por Pepe que de poner paz en lo que iba a ser un tranquilo partido de pretemporada. 

[Más información: Mourinho revoluciona los entrenamientos de la Roma: drones, pantallas y un nuevo sistema de trabajo]