Gareth Bale ya no tiene excusa. El jugador galés fue eliminado de la Eurocopa con su selección y puso punto y final a su presencia en el torneo de la UEFA con un duro varapalo ante Dinamarca. Un tropiezo que supone muchas cosas, entre ellas tener que desvelar su futuro profesional. La última temporada la pasó cedida en el Tottenham, pero es hora de regresar al Real Madrid a sabiendas de que no tiene espacio en el equipo merengue.

Noticias relacionadas

El delantero, cabe recordar, pidió paciencia antes de que comenzara el torneo de selecciones. Bale subrayó que sabía cuál era su futuro, pero que no lo desvelaría hasta después de la Eurocopa por el impacto que podía suponer. Y todo mientras los rumores sobre una posible retirada, bien a nivel total o solo parcial dejando la selección de Gales, han ido cogiendo fuerza.

"Solo lo diré después de la EurocopaSé lo que voy a hacer, pero solo causaría el caos si digo algo ahora. No estoy pensando en nada más que en Gales", confirmó hace unas semanas. Ahora, sin nada que hacer con el combinado nacional, ha comenzado la cuenta atrás para conocer una de las decisiones más importantes tanto para Bale como para el Real Madrid.

La situación del delantero en el equipo blanco está muy clara. El Real Madrid no cuenta con él y planifica su próxima temporada con Mbappé en el equipo. Es el delantero francés el único que podría suponer una revolución tanto en el vestuario como entre los aficionados. Y, pese a las últimas informaciones, en el club capitalino mantienen intactas las esperanzas tanto para incorporarse este verano como en 2022, cuando quedaría libre si el PSG forzara la situación.

Por ello, Bale no tiene espacio en el Madrid. Benzema sigue creciendo, Hazard apunta a seguir si no llegan ofertas y a ambos hay que sumarles la participación de jóvenes talentos como Vinicius o Rodrygo, con los que cuenta un Carlo Ancelotti que ya trabaja en la Ciudad Real Madrid. Una situación que reduce al máximo las opciones del galés en una segunda etapa como merengue.

Sin embargo, no sería la primera vez que un jugador fuerza. "Bale es un gran jugador, de los más grandes de Europa, si quiere le recuerdo las finales que nos ha dado", señaló Florentino Pérez en su última entrevista, reflejando cierta defensa a un Bale que siempre ha sido muy criticado en España.

La solución que se busca es la de una salida. El principal problema es el de su ficha, que ya complicó bastante su anterior salto al Tottenham. El salario del galés reduce las opciones de encontrar equipo y en el Real Madrid se centran en encontrar un club que haga hueco a Bale, tanto a nivel deportivo como en su escala salarial al hacerse cargo de la ficha.

Buena Eurocopa

A su favor está el haber hecho una Eurocopa muy positiva, tanto a nivel psicológico como a nivel físico. Bale ha tirado de los suyos, especialmente en la fase de grupos, y ha conseguido que su selección llegue a unos octavos para los que muchos les habían descartado. Además, el galés ha sacado la cara en los momentos duros y se pudo ver su liderazgo en el vestuario del conjunto nacional.

Una dinámica que, sumada a su final de temporada con el Tottenham, puede abrirle más puertas. Tras un inicio dubitativo, Bale logró recuperar su mejor estado de forma y finalizó la campaña con 16 goles en 34 partidos. Dos de ellos llegaron en la última jornada de la Premier League en la que pudo ser su despedida definitiva de los Spurs. En días, puede que semanas, se resolverá el misterio.

[Más información - Ancelotti y la pretemporada con el Real Madrid: cuenta atrás y el primer problema]