Zinedine Zidane ha puesto un nuevo punto y a parte en su carrera después de decidir que no quiere seguir siendo entrenador del Real Madrid. En la mañana de este jueves se confirmaba la noticia que era un secreto a voces en las últimas semanas. Finalmente, ha sido también en este día cuando se lo ha comunicado a sus jugadores, que en los últimos días incluso estaban diciendo que no se iba a marchar mientras ya trabajan con sus selecciones.

Noticias relacionadas

El técnico francés vuelve a irse con contrato en vigor, algo que hizo tanto como jugador como en su primera etapa en la entidad blanca. También optó por esta opción cuando decidió retirarse del fútbol profesional como jugador. Zidane vuelve a perdonar el último año de su vinculación, demostrando que es él quien toma esta decisión y que el amor por la entidad se mantiene intacto. El madridismo sabe que podría haber una tercera vez.

Pero ese momento tendrá que esperar. El cansancio y algunas desavenencias han provocado que no se vea como el líder de la próxima revolución del club merengue. Los desencuentros con la prensa, como el de su regreso tras superar la Covid-19, así como con la directiva han ido minando la moral del francés. Aunque las formas entre las dos partes han sido en todo momento buenas, el galo necesita un tiempo de descanso para replantearse su futuro.

Zinedine Zidane, durante un encuentro del Real Madrid REUTERS

Ahora, afronta un futuro con opciones para entrenar, incluso haciendo un parón y alcanzar el objetivo final: ser seleccionador. El matrimonio Real Madrid - Zinedine Zidane ha sido más que prolífico. Uno era el club ideal para el otro y el entrenador que necesita la entidad merengue era el francés. Pero las dos partes empezarán nuevas etapas en las que buscarán hacer sus leyendas aún más grandes. Con las puertas abiertas del club, 'Zizou' ya piensa en el siguiente paso.

Por qué parar

La primera vez que salió del banquillo del Real Madrid también esgrimió la necesidad de darse un respiro y reinventarse. En esa ocasión venía de tres Champions seguidas, este año de una temporada en blanco. Eso sí, cabe poner en valor que ha luchado por todo hasta el final mientras su equipo sufría una crisis de lesiones sin precedentes, atenuada por los contagios por el coronavirus. El cansancio del galo se notó durante las últimas citas, en las que ponía en valor el esfuerzo que todos habían hecho, a pesar de naufragar antes de llegar a la orilla.

Este 2021 que ha dejado varios momentos de crispación en la leyenda gala. Lo sucedido en el mes de enero fue determinante. Se juntó una plaga de malos resultados en Liga, con la eliminación en las semifinales de la Supercopa de España y en la tercera ronda de la Copa del Rey. Su "si quieren que lo deje, yo no lo voy a dejar (...) decídmelo a la cara, que me queréis cambiar, no solo por detrás" ya quedará para la posteridad.

Zinedine Zidane, durante un partido con el Real Madrid REUTERS

Una pausa valorativa y volver a escuchar ofertas, que no le faltan, es el futuro a corto plazo que espera Zidane. El verano que la pasada temporada no tuvo por culpa de la Covid-19 le espera ahora. El francés necesita pasar un tiempo con los suyos, los mismos que le arroparon en el momento más difícil de la temporada. La exposición que tiene el banquillo merengue rasga las vestiduras hasta del hombre más elegante en la palabra que ha tenido el Real Madrid como entrenador.

Italia

Pero el juego de la silla que se está produciendo en Europa le incluye corriendo alrededor de los banquillos de los mejores equipos del continente. Su vínculo con la Juventus es especial, más aún cuando en Turín buscan entrenador. En París tampoco están muy satisfechos con Mauricio Pochettino, que también es situado como el sustituto de Zidane; pero en el sur de Francia no perdonarían que el ídolo del Olympique de Marsella entrenase antes al PSG que en el Velodrome.

La afición 'blanconera' desea ver un día al francés liderando a su equipo y en los planes de Zidane también está esa idea. La cuestión está en que quizá no sea el mejor momento para hacerlo. La entidad de Turín está en un proceso un tanto incierto con Cristiano Ronaldo de por medio, la salida de Fabio Paratici y el lío de la Superliga. Además, todos los focos en el país transalpino están puestos en Massimiliano Allegri, uno de los situados también como su relevo en el Real Madrid.

Zinedine Zidane, bajo la lluvia de Valdebebas REUTERS

La opción que más peso tiene en la cabeza de Zidane es pasar un año en blanco como hiciera en 2018, aunque finalmente anticipó su vuelta al Real Madrid. En esta ocasión, el galo no tiene esas mismas intenciones. Su decisión no solo depende de él, ya que tiene un objetivo prioritario que no depende del todo de él. La segunda opción sería que le dieran un proyecto en el que tuviera mucho peso en las decisiones deportivas, algo que no va a encontrar en cualquier parte.

La selección

El objetivo principal de Zinedine Zidane -que comparte todo su país- es ser el sustituto de Didier Deschamps en la selección cuando este decida dar un paso al lado. Evidentemente, el ciclo ganador del actual hombre al frente del banquillo galo hace que el relevo no se vaya a producir inmediatamente, por eso depende de un factor claro: que el ganador del último Mundial decida no querer tratar de defender el trono en Catar.

La fecha del Mundial 2022, momento hasta el que tiene contrato el actual seleccionador, parece la más indicada. El corto plazo de tiempo que habrá desde que termine la Eurocopa que ya han empezado a preparar en Clairefontaine es un impedimento para que este mismo verano haya cambio de guardia al frente de la selección gala. La posibilidad de que en el mes de enero de 2023 Zinedine Zidane sea presentado como nuevo seleccionador de Francia es el guion que desde todas las partes quieren firmar.

Zidane ve ese puesto más cómodo por el simple hecho de no estar en el día a día con la presión de los medios. Aunque detrás de cada decisión que tome habrá millones de franceses cuestionando que lleve a un jugador u otro, la realidad es que el galo es una institución en el país y la relación que tiene con algunos determinados futbolistas le hace ser el ideal. Su sueño de entrenar a jugadores como Varane, Pogba, Mbappé y Benzema en un mismo equipo se podría llevar a cabo a partir de ese instante.

[Más información: El Real Madrid anuncia la marcha de Zinedine Zidane como entrenador]