"Esta es y será siempre su casa", así terminaba el comunicado del Real Madrid en el que se anunciaba la salida de Zinedine Zidane del banquillo merengue. Los blancos dicen adiós este jueves al entrenador que primero fue leyenda como jugador y ahora lo es como técnico de la entidad más grande del mundo del fútbol en Europa. Sus razones tienen para dejar esa puerta siempre abierta, aunque hay una de peso que tiene que ver con sus despedidas.

Noticias relacionadas

Aunque no ha habido acto para anunciarlo, con una rueda de prensa como sí hizo la primera vez, la reunión de Valdebebas ha servido para certificar la buena relación que impera entre las dos partes. En el Real Madrid Zidane se retiró después de ganar los títulos más importantes con esta entidad sobre el campo, y ahora ha hecho lo mismo después de liderar al equipo desde el banquillo para ampliar las vitrinas del Santiago Bernabéu. La admiración es mutua.

Tanto es así que las veces que se ha marchado, siempre lo ha hecho siendo una decisión suya y no cobrando el dinero que quedaba en su contrato. Las tres veces que ha salido de la entidad, lo ha hecho con su vinculación en vigor. Sorprende esto sobre todo cuando es entrenador, ya que lo habitual es que si se rompe una firma es porque el club decide prescindir de esa persona. Zidane siempre ha marcado los tiempos y nunca ha cobrado por marcharse.

Zinedine Zidane, durante un encuentro del Real Madrid REUTERS

Ese dinero que ha perdonado asciende a unos 42 millones de euros en total, una situación que contrasta con lo que está sucediendo en Europa. Si el Barça quiere prescindir de Ronald Koeman, tienen que darle 7 millones de euros. Antonio Conte, que acaba de abandonar el Inter de Milán, recibirá un finiquito de una cantidad similar a la que le costará el técnico neerlandés al club culé. El mensaje de que el Real Madrid no sabe despedir a sus leyendas no tiene cabida con esto.

Su adiós

Aunque esta etapa no ha sido tan prolífica, es el adiós de una leyenda. Se despide por segunda vez Zidane, con el sabor amargo de no haber levantado ningún título esta temporada, a diferencia de la primera vez que se fue que lo hizo justo tras ganar La Decimotercera en Kiev. Ahora se marcha habiendo sumado a su palmarés una Liga y una Supercopa de España en algo más de dos años que ha estado en el cargo desde su regreso.

Ahora llega un nuevo adiós. Florentino quería que Zidane siguiera, pero ha sido el propio míster el que ha decidido dar un paso al lado otra vez para que el club lleve a cabo su necesaria renovación. Zizou se fue en 2018 tras notar un agotamiento dentro del vestuario y regresó en 2019 en busca de recuperar el hambre de los jugadores que se lo dieron todo. Lo hizo en la Liga del año pasado y esta temporada luchando todo hasta el final, pero en esta ocasión remó hasta la orilla quedándose encallado poco antes de encontrar tierra.

[Más información: El Real Madrid anuncia la marcha de Zinedine Zidane como entrenador]