Real Madrid y Villarreal acordaron la cesión de Takefusa Kubo a principio de temporada. El club merengue quería que su joven talento continuara creciendo y desarrollándose al más alto nivel en España. El Submarino Amarillo, con Emery a la cabeza, le iba a dar la opción de disputar competiciones europeas y de pelear por las zonas altas de La Liga. Sin embargo, la cosa no fue como se esperaba y rápidamente se truncó.

Noticias relacionadas

Emery empezó a restarle protagonismo en el equipo. Las titularidades se diluían y la situación de Kubo se complicaba. Hasta que las alarmas saltaron en el Real Madrid y se empezó a buscar una solución. Kubo no terminaba de ganarse el puesto que se esperaba desde un principio y el Getafe no tardó en aparecer. El club madrileño se interesó en sus servicios y mostró su intención de ficharle hasta final de temporada.

En el conjunto madrileño parece que ha encontrado ese liderazgo que echaba en falta y los retos, aunque son diferentes, contentan al japonés. Lo que no le dio Emery se lo dará Bordalás para que, dentro de unos meses, Kubo pueda formar parte del primer equipo del Real Madrid.

El técnico vasco, en una entrevista para El Larguero, ha explicado por qué se produjo la salida de Khttps://www.elespanol.com/personajes/takefusa_kubo/ubo del Villareal. Sin demasiados detalles, Emery ha asegurado que tuvieron una conversación y que ellos tenían claro cuál era el papel que el joven talento iba a tener en el cuadro amarillo.

"Con Kubo hablamos en su día. Tenía que ayudarnos a crecer, pero llegó un momento en el que él quería buscar otros retos". Y, ya en ese punto, la única solución era una salida. Según Emery, siempre pensó lo mismo de Kubo: "Que era un jugador que tenía que ayudarnos y al que queríamos ayudar". Sin embargo, el cedido por el Real Madrid encadenó tres partidos seguidos sin jugar en Liga en diciembre, otro sin convocar y puso rumbo al Getafe.

Los planes de Kubo

El jugador japonés, a su llegada al Getafe, explicó cuáles eran sus próximos pasos en el mundo del fútbol. Más allá de poder jugar en el Real Madrid, el jugador reconoció que poder acudir a los Juegos Olímpicos de este verano, que además serán en su país, era todo un reto.

"Es una oportunidad única, poder ser anfitrión en unos juegos solo te puede pasar una vez en la vida o no pasar. La seguridad es lo más importante. No sé si se va a poder hacer, pero los deportistas tenemos que estar en forma. En el caso de que se pueda organizar, la gente espera el mejor nivel. Siendo el anfitrión, si me convocan, tenemos que dar el mejor nivel", reconoció a los medios del club azulón.

Por el momento, desde su llegada al Getafe solo se ha perdido un partido. La pelea por la salvación y la confianza de Bordalás marcarán la evolución de un Kubo que quiere más.

[Más información - Take Kubo y Reinier, elegidos entre los mejores futbolistas menores de 20 años del mundo]