Lamentables imágenes en la previa del Atlético de Madrid - Real Madrid. El derbi ha tenido un momento negativo con la llegada del equipo rojiblanco al estadio. Los aficionados colchoneros se han concentrado en los aledaños del Wanda Metropolitano sin respetar la distancia de seguridad representando una tremenda aglomeración. Bengalas, cánticos y muchas personas vitorearon al conjunto local en el encuentro que se inicia a las 16:15.

Noticias relacionadas

La convocatoria tuvo efecto. Desde varias vías, un aluvión de seguidores colchoneros se concentraron en los alrededores del estadio que acojerá el partido. A pesar de la presencia policial, el descontrol era más que visible. Mientras las gradas del Metropolitano estarán vacías, los aficionados del Atlético no han querido abandonar a sus jugadores, eso sí, saltándose las recomendaciones y las medidas establecidas por las instituciones actualmente.

Esto se produce justo horas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid suspendiera definitivamente las manifestaciones por el 8-M, Día Internacional de la Mujer. Las aglomeraciones que se podían producir han sido las principales responsables de que se hayan descartado, pero, en contraste, no se ha evitado que estos colchoneros hayan podido estar en las calles aledañas al coliseo para animar a sus jugadores. 

Se cuentan por cientos los aficionados que estaban en los exteriores del estadio. La concentración convocada a través de las redes sociales ha derivado en una manifestación en la que no se respetaban ni la distancia de seguridad ni el uso de mascarilla en muchos casos. A pesar de los intentos por parte de la Policía de diseminar a los aficionados, el número de agentes no era suficiente para hacer frente a la avalancha de colchoneros.

El recorrido final del autobús del Atlético desde su concentración ha estado protagonizado por los cánticos de los aficionados, agolpados en los laterales de la carretera que da acceso al Metropolitano, sin respetar la distancia de dos metros de seguridad recomendada por las autoridades. Estos se disolvieron una vez que se acercaba la hora del partido, ocupando los bares aledaños que se encuentran abiertos en la mayor parte de los casos.

[Más información: El Real Madrid, ante el derbi del todo o nada: ganar al Atlético para no decir adiós a La Liga]